Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Ésta es la tercera parte de la entrevista a Juanjo Ramírez Mascaró.

Saltar a:
Parte 1 || Parte 2 || Parte 4 ||


Realidades AlterNarrativas: Empezamos la tercera parte de esta entrevista, centrada en los géneros.

Sé que te gusta el terror y, por cosas que has contado en las otras partes de la entrevista, las artes marciales y el cine de acción, pero quizá la comedia es el género con el que se te puede identificar más rápidamente. Así pues, ¿qué es para ti el humor?

Juanjo Ramírez Mascaró: Siempre me gusta decir que el humor es el arte de convertir los dragones en lagartijas. Un vehículo magnífico para la catarsis y probablemente un mecanismo que hemos desarrollado como especie para nuestra propia supervivencia. A veces necesitamos desmitificar ciertas cosas: La muerte, el sufrimiento, las normas impuestas… Si el miedo fuese garrafón en un cubata, el humor es eso que usamos para rebajarlo un poco y equilibrar la balanza. O eso creo.

011 EL HUMOR 01

R-AN: Completamente de acuerdo contigo.

Sigamos con el interrogatorio: ¿Qué obra, que esté muy enmarcada dentro de un género, la sacarías de su género para experimentar con ella en otros terrenos, y por qué?

J.R.M: Como ya comenté en el primer bloque (sobre personajes), siento debilidad por meter acción y artes marciales en historias de Shakespeare o Allan Poe. También empecé a escribir hace tiempo un musical cómico de “La Metamorfosis” de Kafka (nunca lo terminé). Supongo que la gracia está en coger iconos muy consagrados y hacer con ellos algo que los más puristas consideren escandaloso.

También me encanta partir de cosas que todo el mundo considera chorradas e intentar tomármelas muy en serio. El primer corto que hicimos Alby y yo en nuestra época adolescente trataba sobre un hombre al que su osito de peluche le ponía los cuernos y decidimos tratarlo como si fuese algo realmente serio. No había ningún atisbo de coña en el corto, salvo el hecho de que se trataba de un puto oso de peluche. Con “Gritos en el Pasillo” sucedió algo similar. A mucha gente le sorprendió que una película protagonizada por frutos secos se tomase en serio a sí misma en demasiadas ocasiones (aunque cualquiera que haya visto la peli puede dar fe de que en muchos otros momentos sucede todo lo contrario).

R-AN: Bueno, eso de meter íconos famosos o consagrados quizá aquí todavía es cierto tabú, pero en Estados Unidos lo tienen más por la mano, con cosas como “Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros“, así que no descartaría que algún día fueran posibles historias como las de Poe y Lovecraft metidos en mundos de ninjas y dinosaurios.

Con “Gritos en el Pasillo” imagino que si el punto de partida es animación con cacahuetes, la gente no espera ni un minuto de seriedad. Quizá es necesario que se acostumbren, como sucede actualmente con los dibujos animados para adultos, algo que hace décadas el público no era capaz de asimilar.

J.R.M: Lo que ocurre es que esa clase de cosas con Poe y Kafka las ideábamos años antes de lo de Lincoln y otros productos similares que luego, por pura lógica, acabaron saliendo.

R-AN: ¿Qué género que no has tocado, te gustaría tocar? ¿Por qué?

J.R.M: Lo cierto es que he tocado casi todos los géneros: comedia, drama, terror, western, musicales, thriller… (aunque la mayor parte de los guiones al final, por unas circunstancias u otras, no terminen rodándose).

Quizá me gustaría explorar un poco más la ciencia ficción. La he tocado en unos cuantos relatos y en algún guión de largometraje inconcluso, e incluso he escrito y dirigido episodios en una peli de ciencia ficción. Pero aún no me he saciado. He tocado muy poco la ciencia ficción, si tenemos en cuenta lo muchísimo que me gusta consumirla. Y ésa es la respuesta a por qué me gustaría tocar más el género: Porque lo adoro como consumidor. Bradbury es probablemente mi escritor favorito y adoro la manera en que la ciencia ficción habla de los problemas de ahora y siempre maquillándolos con tanta lucecita y tanto juguete maravilloso.

R-AN: A mí me fascina la ciencia ficción porque creo que es una excusa genial para hablar de cualquier cosa de forma distante, disfrazada y divertida.

A colación de la ciencia ficción, que es un género repleto de subgéneros (que si ciencia ficción dura,ciencia ficción blanda, steampunk, cyberpunk, sci-fantasy, etc.), ¿qué importancia te merecen las etiquetas de subgéneros, más allá de que sirvan para que el público pueda saber de qué va la cosa? ¿Te gustan, las consideras una pérdida de tiempo, una forma de confundir al público potencial…?

J.R.M: Supongo que son útiles para que la gente sepa atenerse a lo que va a ver, pero a mí me dan un poco igual, tanto a la hora de consumir historias como a la hora de escribirlas. De hecho, tengo una tendencia casi enfermiza a mezclar tonos y géneros. Me gustan los malabarismos de tonos, que una misma película pase de la tragedia a la comedia, de lo tierno a lo gamberro, como en “The Frighteners” de Peter Jackson o en los westerns de Leone.

012 MEZCLAR GÉNEROS

El otro día me preguntaban de qué trata la novela que acabo de publicar (nota R-AN: “Los Vientos que te nombran) con Maese Gato y no supe responder. Tiene comedia, tiene tragedia, tiene romanticismo cursi, tiene terror sádico.

No me molesta que existan las etiquetas. Creo que se acaban creando casi por sí solas. Está en nuestra naturaleza. Pero no suele apetecerme ceñirme demasiado a ellas, al menos conscientemente.

R-AN: Bien, llegamos a la última pregunta sobre los géneros, enfocada, cómo no, a la comedia: En los tiempos actuales, ¿Hay más autocensura a la hora de escribir humor respecto a hace años? ¿Sucede más en televisión que en literatura u otros formatos? ¿Es solamente una percepción, ya que en realidad hay mucha libertad para hacer chistes y muy poca gente se ofende?

J.R.M: Yo creo que la naturaleza de cada medio te marca hasta qué extremo llegar. Entiendo que haya más cortapisas en la televisión, porque es quizá el medio más invasivo: La ve mucha gente, se introduce en las casas como un ladrón y nos grita cosas. Es un medio diseñado para un espectador muy pasivo. Una película (o una serie para un canal de pago) están concebidas para un público que, en la mayoría de los casos, se va a informar sobre lo que va a ver e incluso podrá mirar qué dice la calificación por edades (en el caso de las pelis). Por eso me parece lógico que las pelis y las teles de pago puedan permitirse cosas que generarían más problemas en una cadena en abierto. Del mismo modo creo que en un libro cabe casi todo. Un libro le exige al lector una actitud muy activa (valga la redundancia). En un libro el escritor anda una mitad del camino y el lector acude a su encuentro, andando la otra mitad. Eso, en cierta medida, hace que el lector sea un poco cómplice. Un libro es una caja de Pandora muy fácil de cerrar.

Y luego está Internet, claro. En teoría Internet debería ser el paradigma del “yo sólo veo y leo lo que yo elijo“, pero en la práctica no es siempre así. A veces es un medio incluso más invasivo que la televisión. Es una construcción aún en pañales, un potrillo desbocado. Hoy escribía en otro sitio, que este panorama ciberespacial es un poco como el Salvaje Oeste. Las leyes aún no están claras.

De un modo u otro, creo que deberíamos preocuparnos menos por lo que se puede o no decir en los medios e intentar educar a la población para que sepa entender e interpretar los mensajes. Pero claro, educar es un proyecto a largo plazo, y el ser humano es basura.

013 EDUCAR AL SER HUMANO

R-AN: Noto cierta aspereza en la última frase. No es que no esté de acuerdo, pero me llama la atención. Y sé que quizá me salgo un poco del tema narrativo, pero: ¿Crees pues, que el ser humano está abocado a no avanzar, en el sentido que comentas, educativo? Y no me refiero sólo a una cuestión de aprender datos, sino a cuestiones como saber filtrar la información, empatizar, conocer algo más del ser humano como ente vivo y no como máquina para trabajar y consumir, etc.

J.R.M: Creo que el ser humano es basura, pero la basura puede ser preciosa y se puede reciclar (no hay más que darse un paseo por Malasaña y mirar la decoración de los bares).

Quizá tengamos esperanza, quizá podamos aprender poco a poco, pero lo vamos a tener difícil. Yo el primero.

R-AN: Así pues, ves posible una cierta esperanza respecto al reciclaje del ser humano. Me alegro, me habías dejado preocupado. Jeje

014 EL SER HUMANO BASURA Y ESPERANZA


De esta forma concluimos la tercera parte de la entrevista, que comprende el bloque de preguntas relacionadas con los géneros.

Saltar a la 4ª parte de la entrevista

– Volver a la 2ª parte de la entrevista

Anuncios