Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Antes de leer esta entrada, recomiendo, en caso de duda:
DIFERENCIAS ENTRE BIBLIA Y DOSSIER DE VENTA.

Y si se necesita algún ejemplo, puedes ir directamente a:
DOSSIER DE VENTA DE “CORPORE SANO”,
“Corpore Sano” es un proyecto de serie que he dejado de mover.

Los motivos de esta decisión (para quien interese) están expuestos en:
DOSSIER DE PROYECTO DE SERIE DESCARTADA “CORPORE SANO”.


En esta entrada vamos a ver los contenidos que suele tener un dossier de venta.

Y digo “suele” y no “debe”, porque como documento de venta que es, en realidad lo importante es que cumpla su función de vender el producto, así que quizá hacemos algo con poca información, pero llamativo (un teaser, un panfleto, un póster, una camiseta, etc.) en lo que solamente aparezca el pitch, o el log line y, como mucho, veamos en una imagen quién es el protagonista, y ya está. Si con esa presentación conseguimos que alguien se interese en mover y producir el proyecto, entonces ha sido una buena idea.

Antes de listar los contenidos, señalar que es importante que el documento de venta (o lo que ideemos en su lugar) tenga una estética atractiva y acorde con el proyecto que vende: si la idea es de terror, podemos poner títulos de letras rojas que emulen sangre, por ejemplo. Si es de comedia, podemos meter alguna frase graciosa (en la misma línea del humor de la serie), aquí o allí, en forma de titular, y con tipografías acordes a ese tono.

Eso sí, nunca hay que sacrificar la claridad textual por la estética. El dossier ha de ser legible siempre.

Hay muchas webs donde encontrar tipografías gratuitas (o que se pueden usar si no es para fines lucrativos, como sería nuestro caso), tales como 1001 fonts o 1001 free fonts, entre otras. Y merece la pena perder un cuarto de hora buscando las tipografías más adecuadas (están organizadas por temáticas y estéticas). Buscad bien, escribimos en español y eso puede ser un problema: a veces, la tipografía que más nos gusta, resulta carecer de tildes y eñe. Y para los títulos, aún se pueden hacer arreglos puntuales con Photoshop, pero para el cuerpo del texto no podemos arreglar miles de palabras que carezcan de esas grafías.

Ahora sí, listemos los contenidos que suele tener un dossier de venta, en su orden más o menos habitual:

  • PORTADA:

Ha de ser visualmente llamativa, pero no recargada. Y preparar al lector para lo que va a encontrarse en el dossier.

Tiene que incluir el título del proyecto y el nombre quien está detrás de la idea y el desarrollo y su contacto (con el teléfono y el e-mail sirve, no es necesario poner nuestra dirección física).

Adicionalmente puede incluir el Pitch, el High Concept (ver ambos más adelante) o incluso una frase promocional que oriente hacia qué género y tono se dirige el proyecto.

Ejemplo: Nuestro proyecto se llama “Gorelandia“. Ponemos el título en grande y debajo el High Concept: “La mortalmente graciosa historia de unos adolescentes perseguidos por un asesino en las gélidas tierras de Groenlandia“. Y la frase promocional podría ser: “Una película escalofriantemente cómica“.

De hecho, si no queda visualmente muy espeso, podemos poner en la portada tanto el Pitch como el High Concept y/o la frase promocional, porque se complementan.

  • ÍNDICE:

No es imprescindible.

Un dossier de venta suele tener entre 20 y 30 páginas. No son tantas como para necesitar un índice. Y eso si es un dossier “tradicional”, si hablamos de otro formato, quizá incluso carece de páginas.

Pero si queremos, podemos poner un índice, y su lugar idóneo sería aquí, antes de entrar en materia, por si quien lee el documento, quiere saltar a algún apartado concreto.

  • HIGH CONCEPT, PITCH Y LOG LINE:

Es el momento de incluir estas tres cuestiones, sino las hemos incluido previamente en la portada.

Tras estos anglicismos ampliamente extendidos en el sector audiovisual, hallamos tres puntos que de hecho, es conveniente tenerlos pensados ya desde el primer momento en el que nos planteamos desarrollar un guión.

Pero aquí, en el dossier, han de estar pulidos y bien presentados.

En todo caso, advierto que entre High Concept, Pitch y Log Line, entramos en habituales terrenos resbaladizos, y hay quien intercambia esos términos entre sí, o los usa de forma diferente para referirse a lo mismo.

Yo, a título personal y tras leer diferentes manuales y páginas del mundo audiovisual (sobre todo norteamericanas), he decidido diferenciarlos de la siguiente manera:

El High Concept es concepto que hay detrás del proyecto.

Se parecería mucho a la frase promocional (y de hecho, se puede usar como tal), y es simplemente una frase sencilla que define qué vamos a encontrarnos, sin entrar en materia de trama.

El clásico ejemplo es “Parque Jurásico“: “Aventuras en parque temático de dinosaurios”.

No nos explica la historia, pero nos dice de qué va la idea.

A veces se usa el recurso del “Y si…” como High Concept (de hecho, sería la premisa de “Parque Jurásico“).

En otras ocasiones se usan dos o más referentes que, al fusionarlos, han dado pie a la premisa de nuestra idea.

Un ejemplo sería: “La Guerra de los Mundos fusionada con La Muerte tenía un Precio”.

Yo no comulgo con la segunda opción, (no de cara a un documento de venta, sí para nosotros, en nuestra biblia, a la hora de tener clara la idea que queremos desarrollar), pero si crees que puede servirte para vender la idea, no lo dudes: úsala.

El Pitch, por su parte, sería la premisa (pero se suele usar este anglicismo que se refiere a la premisa explicada a terceros, habitualmente de forma hablada).

Aquí ya se deja entrever algo de la trama, es el gancho de la historia, sin desarrollar mucho, en una frase o dos.

Siguiendo con el ejemplo de “Parque Jurásico”, sería algo así como: “Dos arqueólogos, dos niños y un anciano, han de sobrevivir en una isla que es un parque de atracciones repleto de peligrosos dinosaurios”.

En cuanto al Log Line, es una breve sinopsis de un cuarto de página, aproximadamente, en la que sí entramos más de lleno en la trama argumental. Debería salir el detonante que inicia la trama, algunos retos, saber qué busca el protagonista, quién es su principal enemigo o problema a superar, etc. No es necesario escribir el final, sino plantear un resumen de cómo comienza y como están dispuestas las piezas de la historia.

Como ejemplo sencillo de entender, podríamos decir que el Log Line es similar al resumen que encontramos en la contraportada de las películas o las novelas (aunque en esos casos, a veces han pasado por filtros de publicistas).

* NOTA: Es conveniente que en algún momento en el Pitch o en el High Concept, especifiquemos el género del que trata la historia que estamos vendiendo.

Y ha de quedar bien claro.

Ejemplo de Pitch que no incluye el género: “Dos amantes que viajan en una máquina del tiempo que se estropea y se buscan mutuamente por distintas épocas”.

Si añadimos el género al principio, además de ahorrarnos ponerlo aparte, hacemos que el lector del dossier rápidamente se haga una idea más concreta.

Pues no es lo mismo “Una comedia romántica de dos amantes que viajan en una máquina del tiempo que se estropea y se buscan mutuamente por distintas épocas” que “Un thriller psicológico sobre la soledad humana, de dos amantes que viajan en una máquina del tiempo que se estropea y se buscan mutuamente por distintas épocas”.

El género influye en la idea que nos hacemos de la historia contada de forma tan breve.

  • PERSONAJES:

A mí me gusta preceder a los personajes con una breve presentación de los mismos (en su conjunto: qué tipo de personajes hay, si es una historia más coral o menos, etc.).

Pero hablo desde la creación de dossieres para series de televisión.

Para una película puede servirnos con una pequeña portadilla previa a la ficha de los personajes (para no entrar directamente en sus fichas).

En este apartado tenemos que presentar a los personajes.

Dependiendo de las dimensiones del proyecto, necesitaremos explayarnos más o menos.

Para series de televisión, es recomendable una página por personaje principal, detallando las cosas más relevantes e importantes, porque así vemos el potencial que ofrecen esos personajes a largo plazo. Así, quien lea el dossier, verá que se pueden exprimir durante 12, 24, 36 capítulos o los que haga falta. Igualmente, digo que es recomendable una página por personaje principal, pero nuevamente, las reglas son relativas y quizá nos sirve con poner un breve párrafo describiendo sus puntos más característicos.

Para películas, podemos también ocupar una página por personaje principal, pero no es necesario tanto texto, ya que el personaje se abre y se cierra en, como mucho, dos horas o poco más.

Para las fichas de los personajes principales es bueno ayudarnos de imágenes, preferiblemente ilustraciones, para que se vea rápidamente cómo es el aspecto de los personajes principales, sobre todo su rostro y el cuerpo.

¿Y por qué ilustraciones y no fotos? Porque las ilustraciones son completamente impersonales. Podemos usar gente famosa para hacerlas (yo lo he hecho: desde Bill Gates a Lovecraft), pero siempre dándole el toque que necesita del personaje, con lo que ya no es esa persona real.

* MUY IMPORTANTE: No usemos jamás imágenes (ni las usemos como referentes en nuestras ilustraciones) de actores reales, vivos, en activo, famosos y, mucho menos, si son del país en el que vamos a mover el dossier de venta.

¿Por qué?

Porque limita mucho.

No sabemos si quien puede interesarse por el proyecto ha tenido una mala experiencia previa con ese actor en cuestión.

Tampoco sabemos con certeza si ese actor del que hemos cogido la imagen va a acabar siendo el que desempeñe ese papel. Quizá no puede, por lo que sea. Así que buscamos (nosotros o quien se interese por el proyecto) a otro actor para llevar a cabo ese rol. Entonces, ¿qué sucede si ese dossier se lo enseñan a ese otro actor? Pues que, como es lógico, ese actor sabrá que es el segundo plato, y eso no hace gracia a nadie, así que es probable que incluso aunque la idea pudiera resultarle atractiva, la deseche.

Es conveniente definir los siguientes atributos de los personajes principales:

– Rasgos importantes del carácter: Si es gruñón, despistado, avaro, etc.

– Breve descripción del aspecto físico: La edad tanto real como la que aparenta -si hay una diferencia considerable-, cómo viste, cómo se mueve, en definitiva, cualquier cosa que ayude a definir al personaje por su aspecto.

– Su objetivo principal y sus motivaciones y/o deseos (conscientes e inconscientes): Este punto es uno de los pilares que hacen que los personajes muevan la trama.

– Sus principales gustos y aficiones y, si lo consideramos oportuno, sus principales antipatías o aquellas cosas que no le gustan nada, que le causan desprecio.

– Parte de su biografía, y su arco a lo largo de la trama. Ayuda mucho a hacerse una idea del personaje cómo ha llegado a ser lo que es, y eso lo vemos en su historia personal previa al detonante que da pie a la historia.

Respecto a los personajes secundarios con más peso, con un párrafo bien sintetizado y sin ilustraciones, sería más que suficiente.

  • LOCALIZACIONES:

Es un apartado importante, porque sirve para hacerse una idea de qué es necesario para materializar el proyecto.

Aquí, como en el apartado de los personaje, me gusta hacer una portadilla de resumen de los ambientes que ocupan la historia, antes de entrar directamente en las localizaciones.

Pero nuevamente, hablo de proyectos de series.

Para una película, con una sencilla portadilla con el texto “Localizaciones” puede ser más que suficiente.

No entraremos en cuestiones simbólicas ni nada parecido (eso lo dejamos para nuestra propia biblia del proyecto), a menos que tengamos entre manos un proyecto muy simbólico (algo más en la línea Von Trier, Aronofsky o Lynch).

Hay que ser sencillo y claro: detallar los escenarios principales (muy práctico sobre todo en series), ayudándonos de fotos (gracias a Internet, eso es más fácil que nunca, pero si queremos, obviamente también podemos buscar localizaciones -que se vayan a usar luego o no, es otra cosa-, por nuestra cuenta, y hacerles fotos), o de ilustraciones.

Y las descripciones han de especificar, en un párrafo conciso, en qué consiste ese escenario,para hacerse una idea rápida.

Ejemplo: “La tasca de Pepe es un bar de toda la vida, con una decoración antigua, donde el polvo se acumula en la barra y la tele es de las de tubo. Hay banderas del Rayo Vallecano, porque Pepe es un gran aficionado a ese equipo”.

También es recomendable indicar si un escenario es exterior o interior, pudiendo especificar, además, si sería plató o natural (y de hecho, es conveniente separarlos en esa categoría, sobre todo en proyectos de series). Esto es muy útil en proyectos para televisión, donde se tiene muy en cuenta la presencia de platós y de escenarios naturales (sean exteriores o no, porque suponen un gasto adicional considerable). Cabe la opción de especificar si el escenario sería haría con croma (que entraría dentro de los escenarios en platós).

  • TECNOLOGÍA, SOCIEDAD Y OTRAS CUESTIONES DE INTERÉS (depende del proyecto):

Este apartado no suele existir, salvo en proyectos muy concretos.

Pongamos que tenemos ante nosotros una película futurista. Una Space Opera. Entonces no está de  más que expliquemos algunas cosas relacionadas con la tecnología del mundo en el que transcurre la historia, tratándola, más o menos, como a los escenarios: incluyendo fotos o dibujos de, por ejemplo, la nave en la que van los personajes, y explicando cómo es: ¿Es rápida? ¿Permite llevar cargamento? ¿Tiene cañones? ¿Funcionan? ¿Cómo? etc. Lo mismo con armas, ropa, otra tecnología, y todo lo que sea necesario.

O puede que tengamos ante nosotros una historia de época que transcurre en el siglo X. Entonces quizá también necesitemos exponer ciertas cosas (que sean importantes) de vestuario, armas, etc.

Así mostramos que sabemos de lo que hablamos y, además, quien lea el dossier también puede hacerse una idea aún más clara de qué es necesario para materializar el proyecto.

  • SINOPSIS:

Tu dossier, para explicar la trama, necesita una sinopsis, y la extensión de la misma dependerá del proyecto, pero para hacerse una idea aproximada, podríamos decir que un largometraje puede tener entre 2 y 4 páginas de sinopsis. Más no, porque sería excesivo. Y menos tampoco, porque para eso está el Log Line.

En el caso de una serie de televisión, la Sinopsis que escribamos aquí, será la de toda la temporada. Y puede resumirse entre 1 y 4 páginas, dependiendo del tipo de serie (durando lo mismo, es posible que un drama tenga más historia de temporada, giros, cambios en los personajes, etc. que una sit-com).

* UN DATO A TENER EN CUENTA: En la Sinopsis sí que se cuenta toda la trama, hasta el final (a diferencia del Pitch, el High Concept o el Log Line, que solamente son ganchos para captar la atención). En un proyecto de serie, como la temporada no tiene por qué cerrarse, una vez lleguemos al final de la trama, podemos dejar caer algunas ideas de cara a una posible segunda temporada.

  • TONO:

Consiste, básicamente, en explicar en aproximadamente un cuarto de página, cómo queremos que se plasme nuestra historia.

Dicho así, parece difícil, pero es muy sencillo.

Veamos un par de ejemplos de la historia que he puesto de muestra anteriormente, de la pareja que se perdía en el tiempo.

En el primer caso, de comedia romántica, podríamos explicar el tono así:
“Una comedia romántica desenfada, de ritmo acelerado, con varios chistes por minuto y situaciones absurdas que dan pie a la carcajada, pero también con momentos más tiernos y emotivos, acaramelados. De estética familiar, imagen clara y limpia y de medios sencillos, sin necesidad de grandes efectos especiales.”.

En cambio, en la versión alternativa de thriller psicológico, podríamos exponer el tono de la siguiente manera:
“Una historia intimista, de ritmo lento y ambientes opresivos, donde los silencios forman parte de los diálogos y una música minimalista ayudaría a mantener tensión. La iluminación debería ser oscura, incluso sucia, con grano. No son necesarios grandes efectos especiales porque se prefiere no mostrar.”.

En este apartado podemos aprovechar para volver a especificar el género del proyecto, pues el género también dice mucho del tono.

Es poco probable que un thriller psicológico sea colorido y con una estética de comedia familiar. Aunque, como nada es fijo en esta vida, por eso mismo, además de especificar el género, especificamos el tono del proyecto.

También este es el momento idóneo para exponer las referencias que tiene nuestro proyecto.

Volvamos a los ejemplos.

Así podría ser el de comedia romántica:
“Siguiendo el humor de los hermanos Farrelly (“Dos tontos muy tontos“; “Algo pasa con Mary“), y el romance de la mítica “Ghost“, tenemos esta comedia romántica desenfada, de ritmo acelerado, …”.

En el caso de thriller psicológico, podría ser así:
“Con influencias directas de “Anticristo” de Lars Von Trier y “Carretera Perdida” de David Lynch, tenemos esta historia intimista, de ritmo lento y ambientes opresivos, …”

* IMPORTANTE: Las referencias no tienen por qué ceñirse sólo al mundo audiovisual, ni al formato de nuestro proyecto. Quizá nuestra historia bebe de videojuegos, cómics, novelas, lo que sea. Si influye en el tono que queremos para nuestro proyecto, hemos de ponerlo, para que quien lea el dossier pueda hacerse una idea más concisa.

Otra cosa que va bien añadir dentro del párrafo del tono, es el target al que nos dirigimos. De hecho, suele ir vinculado al género. Por ejemplo, es poco probable que tengamos entre manos “Una película de terror gore para toda la familia”.

Como guionistas, a veces parece que eso del target nos cuesta. No somos publicistas ni comerciales, pensamos. Pero realmente no es tan difícil. Sólo hay que imaginarse al público que nos dirigimos con nuestra historia. Normalmente nosotros somos parte de ese target (o deberíamos serlo, pues no creo que se pueda escribir una historia para un público al que no pertenecemos y, por ende, desconocemos).

Es importante no engañar, ni a nosotros ni a quien le queramos vender la idea.

Si no es para toda la familia, se verá en el guión o en el dossier. Y si llegasen a comprarnos la idea, nos obligarían a hacer los cambios pertinentes para que encajara en el target que habíamos prometido.

Hay que tener en cuenta que el target no es sólo la edad. Sino también el tipo de público: ¿Es una comedia para hombres de 20 a 40 años, de tendencias frikis, porque hay referencias a “Dungeons & Dragons“, videojuegos, y series como “Star Trek“? Ponlo así. ¿El target son chicas adolescentes con las hormonas desatadas que tienen carpetas con pegatinas de sus actores favoritos? Ponlo también.

Pero escribe del público al que te enfocas siempre desde el respeto, porque si hay algo claro, es que quien no aprecia al target al que se dirige, falla al lanzar el dardo. Así que si has escrito una historia para un público que no te cae bien, o al que ridiculizas directa o indirectamente (sin formar parte de ese mismo público), entonces replantéate la idea, cómo la has desarrollado y por qué.

* NOTA: Si, por lo que sea, el género, las referencias y/o el target no vemos la manera de incluirlos dentro del texto del Tono, no hay problema. Podemos especificarlos por separado. Cabe todo en una sola página y por separado puede incluso verse más claramente, pero dentro del Tono ayuda a hacerse a la idea más rápido. Una vez más, es principalmente una cuestión de gusto o de estética con el dossier.

  • ESTRUCTURA/FORMATO NARRATIVO:

Este apartado sólo es necesario para proyectos televisivos, ya que una película siempre tiene el mismo formato (a menos que sea algo experimental, entonces sí podemos explicar sus peculiaridades en este apartado). Y la estructura no es necesaria explicarla en el dossier.

Hemos de especificar la duración de cada capítulo: ¿Es una sit-com de 25 minutos por capítulo, o una dramedia de 60? Es muy importante, ya que todos los capítulos tendrán la misma duración y eso ha de quedar reflejado en el piloto.

También hemos de especificar la estructura de los capítulos: ¿Son 3 tramas, 1 principal y 2 secundarias? ¿Una monotrama? ¿Cada capítulo tiene una estructura diferente? ¿Por qué? ¿Qué tipo de estructuras son esas?

* MUY IMPORTANTE: Hay que saber qué estructura y formato narrativo va a tener nuestro proyecto de televisión, al principio del proceso creativo, mucho antes de escribir el guión piloto y desarrollar el dossier.

  • SINOPSIS DE CAPÍTULOS:

También, como el anterior apartado, es sólo para proyectos de televisión, ya que las películas no tienen capítulos (e incluso aunque la dividamos en capítulos, por ser algo experimental, no es necesario explicarlos, pues queda toda la historia explicada en la sinopsis).

Yo suelo situar este apartado aquí, y no justo después del de la SINOPSIS DE LA TEMPORADA, para no saturar con tanto texto. Pero, una vez más, es una cuestión de gusto.

Aquí escribiríamos las sinopsis de todos capítulos de la primera temporada.

La extensión de los mismos depende de la duración especificada en la estructura/formato narrativo.

Para guiarnos digamos que, aproximadamente, un cuarto de página equivaldría a media hora de ficción televisiva.

Podemos incluir al final del conjunto de las sinopsis, ideas para nuevos capítulos de cara a la segunda temporada (ayuda a que se vea que es un proyecto con futuro, que si tiene salida, pueden seguir escribiéndose más capítulos).

  • PUNTOS FUERTES (O DE INTERÉS) DEL PROYECTO:

Este apartado no es obligatorio, pero sí muy interesante.

No es obligatorio porque puede que ya hayamos expuesto los puntos fuertes en otros apartados (quizá hemos hablado del target como un público que demanda para el cual no hay mucha oferta, eso es un punto fuerte; O quizá la visión más personal de nuestro proyecto hace que tenga un interés de cara a festivales; etc.).

En todo caso, podemos agrupar aquí esos puntos fuertes, sin extendernos ni exagerar, en un cuarto de página o media página.

Sin exagerar me refiero a que, como con el target, no podemos engañar: si el proyecto tiene o no potencial para festivales, o posibilidad de merchandising, o da para muchas temporadas, webseries y multiplataforma, etc. se verá en el dossier y/o en el guión.

Una de las cosas interesantes de los tiempos que corren, es ver si un proyecto tiene potencial en Internet.

¿Tiene tu historia salida en las redes sociales? ¿De qué forma? ¿A través de perfiles de facebook de los personajes? ¿Se puede crear una webserie que sea un spin-off? ¿Da pie a sencillos videojuegos para móviles?

En definitiva: Explicar si tiene posibilidades transmedia y, en ese caso, cómo serían y/o cómo se podrían llevar a cabo.

No debería ocupar más de una página, a menos que tengamos ante nosotros un proyecto que realmente esté pensado para el mundo de Internet y, como muleta, movamos una serie de televisión o película. En ese caso, hablaríamos de una excepción (ya las hay), y quizá deberías incluso extenderte más y explicar cómo tienes pensado plasmar esa posición del proyecto en la red de redes.

  • CURRÍCULUM:

Sí, está hacia el final, porque a menos que seamos alguien consagrado o famoso (aunque sea de la farándula), lo último que atrae de un proyecto es la persona anónima que está detrás.

Es el remate, porque si ya han llegado hasta aquí, es que les interesa la idea y seguramente les interese saber quién hay detrás y qué ha hecho antes.

Obviamente, no hablamos del currículum de toda la vida, así que no incluiremos si hemos trabajado en el mundo de la hostelería, en una tienda de ropa o en un centro de atención al cliente (a menos que el proyecto tenga algo que ver con eso -leer más adelante la parte en la que comento que podemos explicar otras cosas de interés).

Tiene que ser ameno y conciso, por lo que tampoco tenemos que listar todos nuestros logros relacionados con la narrativa o el audiovisual: relatos, cuentos, novelas inacabadas o autopublicadas en Amazon que sólo han tenido una decena de descargas, ni esos premios desde la infancia hasta la actualidad que hemos ganado, ni talleres o cursillos a los que hemos asistido, ni los manuales de narrativa que hemos leído, etc.

Todo eso se puede poner de forma resumida.

Ejemplo: “XXX cursó estudios de comunicación audiovisual y desde entonces, ha escrito más de una decena de guiones para cortos, algunos de ellos resultando premiados en diferentes certámenes”.

La excepción es si una de esas obras es afamada o si el premio es muy importante.

¿El corto que ganó el Goya el año pasado está firmado por ti? ¡Ponlo!

¿Eres autor de una novela de zombis que ha arrasado en Amazon con cientos de miles de visitas y de la cual hablan en miles de blogs y te han entrevistado en varios periódicos nacionales? ¡Ponlo también!

Y llegamos a la parte en la que, dentro del currículum, podemos explicar otras cosas de interés:

Puedes decir cuál es la película o serie que hizo que quisieras meterte en la profesión. Dice mucho de ti.

O puedes hablar de esa profesión que has ejercido, y que te ha influido en la creación de la historia:

Pongamos que la trama transcurre en un hostal. Puedes explicar tu experiencia de cuando trabajaste hace un par de veranos en un hostal, porque de ahí sacaste la idea y porque, además, significa que conoces el tema de cerca. Y quien dice hostal, dice plataforma de atención al cliente, casa de seguros o lo que sea.

También, puedes comentar esas extrañas aficiones o estudios que han influido en este proyecto que estás vendiendo.

Por ejemplo, si tu película está protagonizada por un forense y tú estudiaste para forense, aunque dejaras la carrera a medias, ponlo, de forma “bonita” pero ponlo. Puedes escribir algo así: “XXX desde la adolescencia sentía una pasión por los cadáveres, y por eso cursó la carrera de forense, aunque la dejó antes de terminar, porque se dio cuenta que prefería los cadáveres de ficción antes que los reales. Y por eso ha escrito esta película que es para morirse de risa. Además, decidió formarse como guionista en la Escuela de Cine XXX”.

Para hacernos una idea del tipo de currículum al que me refiero, la muestra típica la encontramos en los textos que hay en los libros (en las partes internas de las cubiertas) con la escueta biografía de los escritores.

Si el escritor es de comedia, la bio es más graciosa: “Manolito comenzó a juntar letras ya de pequeño, y por eso ya de mayor, estudió para ser escritor. Y ahora vive del cuento…”.

Si es más serio, será más académico: “Manuel tiene la carrera de filología y es un apasionado de las letras. Imparte clases de literatura medieval española en la Universidad de XXX, profesión que compagina con su labor de escritor de novela histórica”.

Este apartado, como el resto, ha de ser acorde al dossier y al tono del proyecto en cuestión, escribiendo un currículum de forma que quede integrado y no sea académico (o excesivamente pedante), a menos que sea lo que buscamos.

  • CRÉDITOS DEL DOSSIER:

Es lo último que se pone, porque realmente no sirve para vender el proyecto.

Como mucho, si lo hemos diseñado y/o desarrollado nosotros, maquetándolo, ilustrándolo, y demás, puede servir para que quien se interese por el proyecto, vea que somos polivalentes. Y eso es bueno.

También tiene la finalidad de dar visión a quienes han colaborado (gratuitamente o cobrando) en el dossier.

¿Te ha ayudado un amigo con los dibujos? Nómbralo. Quizá se interesen en él para algunas cosas. Nunca se sabe.

Y si no es un amigo, sino un profesional, además de cobrarte, exigirá que lo acredites cuando uses su trabajo, así que como aquel que dice, estás obligado a ponerlo.


Y esto es todo lo necesario para llevar a buen puerto el dossier de venta de tu proyecto. 

Me gustaría aclarar que un buen dossier no asegura que llegues a vender tu proyecto (por diferentes motivos: quizá realmente el piloto o el proyecto no es atractivo; quizá es muy arriesgado y te felicitan por la idea y cómo la has desarrollado, pero te comentan que es muy difícil sacarle beneficios; etc.), pero te ayuda a venderte a ti.

Tú eres tu dossier, porque quien lo lea, no te tendrá al lado para argumentarle, ni justificar si algo es incoherente o está poco elaborado, desordenado o no queda claro. Si tu dossier es bueno y se defiende a sí mismo y al proyecto que presenta, quien lo lea sabrá que eres bueno, que sabes de qué va la cosa y que trabajas bien.


Aquí termina esta entrada que, espero, os haya aclarado todas vuestras posibles dudas.

Pero, antes de terminar os comento, puesto que esta entrada ha surgido como respuesta a una serie de cuestiones que me ha planteado un lector del blog, que si tenéis cualquier pregunta al respecto, no dudéis en poneros en contacto conmigo aquí, en facebook o en el mail que hay bajo mi firma.

Gracias por leerme.

Hidalga Erenas
hidalga_erenas@hotmail.com


Hidalga Erenas (1981) estudió dirección y guión audiovisual.

Actualmente, además de conducir el blog Realidades AlterNarrativas donde expone teoría sobre la creación de ficción, imparte cursos de literatura y guión en Barcelona y área metropolitana, compaginando todo ello con la escritura y otros proyectos artísticos.

Consulta las clases particulares de escritura (presenciales en Barcelona, España; Vía Skype para el resto del mundo -en castellano) en Superprof


 

Anuncios