Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Ésta es la segunda parte de la entrevista.
Debido a su extensión, se ha dividido en 4 partes.

Saltar a:
Parte 1 || Parte 3 || Parte 4 ||


En la primera parte de la entrevista con Javier Olivares, se trató el tema de los personaje, pasemos ahora al siguiente bloque de preguntas:

– LAS TRAMAS –

R-AN: ¿Planificas mucho antes de comenzar a escribir el primer borrador, o lo justo?

J.O: Planifico todo. Y lo escaleto.

R-AN: ¿Primero desarrollas los personajes en profundidad y luego sale la trama, al revés, o es una interacción de ambas partes -es decir, que sin tener completamente detallados los personajes ni cerradas las tramas, comienzas a desarrollar unos respecto a otros, con cierta retroalimentación-?

J.O: Depende. A veces el origen es un personaje… pero por lo general es el concepto. Qué quiero contar y a través de quién.

Se retroalimenta todo. Los personajes, al final, parece que te dicen cómo tienen que ser sus diálogos… Pero nosotros (Pablo y yo) siempre partíamos de estructuras férreas. A veces son ideas muy enloquecidas, pero siempre desarrolladas en estructuras férreas.

OLIVARES ESTRUCTURAS

R-AN: Me interesa lo de las estructuras férreas: ¿Detallabais todo antes del guión? ¿Por qué crees que es mejor eso -o por qué crees que te funciona mejor- que por ejemplo, tener menos estructura férrea y comenzar a escribir -hay escritores, quizá sobre todo en novela, que optan por esta segunda opción-?

J.O: Sí. Primero tienes la idea. Cuál es, la imagen de arranque y cómo la acabas (que a veces -pocas- cambia según avanza la historia). Luego la desarrollas en el número de capítulos y ahí aparecen los personajes y sus líneas. En nuestras series TODOS los personajes tienen su momento de gloria. Y TODOS tienen su lado oscuro y su lado luminoso. Regla de oro.

A partir de ahí, creas los capítulos. Y dentro de cada uno, cuando lo escaletas, vas desgranando en cada escena su luz, su arranque y su final. Cada escena debe tener vida en sí misma y aportar algo. Si no lo hace, fuera.

Yo no empiezo a escribir nunca antes de tener todo en la cabeza y diagramado. Hasta coreografío la secuencia, defino lo que mueve a cada personaje que interviene, cuál es su deseo, qué oculta… todo. El diálogo es lo último, la guinda… es cuando toca divertirse. Todo lo anterior es lo más duro. Hasta cuando escribo novela. Yo escaleto hasta las reuniones de trabajo y mis discusiones. Cosas del Método Strasberg, supongo. Tengo que saber siempre qué es lo importante, qué es lo anecdótico, qué pierdo o qué gano en cada paso que doy… He visto a novelistas y guionistas decir que la escaleta no importa. O que empiezan una novela sin planear un final.

OLIVARES PERSONAJES GLORIA

R-AN: ¿Cómo se consiguen entrelazar varias tramas de forma orgánica?

J.O: Es lo más complicado. Cada trama (pequeña o grande) debe tener alma y no ser de relleno. Nosotros nunca hemos montado (en nuestras series) multitramas por el hecho de hacerlas… lo cual me lleva a numerosas broncas con producción. Creo que es una manera antigua y desfasada de hacer series. Lo ideal es que, aunque haya diversas tramas, confluyan o, que si las analizas al final, parezcan que sean todas partes de una misma. A mí me gusta mucho jugar con estructuras diferentes en cada capítulo y Pablo era un fan absoluto de eso. En la primera temporada de Isabel no hay un capítulo igual a otro. En “Víctor Ros”, en “Infidels”, en “Kubala, Moreno i Manchón”… Y ahora, en “El Ministerio del Tiempo”, tampoco.

El público sabe mucho y se sabe las estructuras estándar de memoria: Aquí viene un giro, aquí un final de acto, aquí aparece el malo… Hay que sorprenderle. Siempre. Yo, desde la segunda de “CSI” (y por eso la dejé de ver) sabía quién era el malo por dos razones: Una, porque el primer sospechoso no podía serlo porque se acababa el capítulo… Salvo que ese primer sospechoso fuera el actor capitular más conocido y sí, era el malo… pero luego habría un giro que tras parecer inocente, al final no lo es. Es previsible. Y hay que huir de la previsibilidad. O mueres. Porque estás haciendo un relato estúpido para un público que es mucho más listo que ese relato. O que el que lo escribe.

En ese sentido, analizar “The Good Wife” es un auténtico máster. Juega con las tramas de manera magistral, sobre todo las tramas horizontales. Las fragmentan, hacen elipsis. Unas duran dos capítulos, otras cuatro y desaparecen en el tercero… Es vanguardia pura dentro de una serie de una cadena generalista. Yo, las series que me gustan, analizo su estructura a fondo. Cojo los capítulos que más me gustan y los veo una segunda vez, escaletándolos. Aprendes mucho, porque cuando te gusta una serie, puedes usarla estudiando sus estructuras, nunca sus tramas, sus diálogos. Creo que se estudian muy poco las estructuras de las buenas series.

OLIVARES TRAMAS CONFLUYAN

R-AN: Bueno, me alegra lo que comentas. Creí que era el único que pensaba que hacer eso de la trama principal y dos secundarias con menor peso, sólo era relleno por relleno. Sobre todo se ha hecho en comedia. Y si ves series como “Frasier”, de la que me declaro fan incondicional, muchas veces el capítulo era una única trama. Y no por ello era menos aburrido. Al revés.

J.O: “Frasier” era una sitcom de 20 minutos. Las sitcoms clásicas suelen manejar diversas tramas , pero no tanto como un capítulo estándar de 40 minutos. Pero “Frasier” y “Friends” tenían capítulos de única trama maravillosos. Como cuando en “Frasier” se van a una cabaña en la nieve, o el del cajero automático de “Friends”.

Me gusta lo que comentas respecto a ser imprevisible. Al final, lo previsible aburre, pero parece que desde muchos sitios, sobretodo en TV, es lo que se busca. ¿Crees que gracias a ciertas series actuales -algunas son creación tuya- esta tendencia puede comenzar a cambiar y que en unos años, haya menos rigidez en el concepto de tramas en los capítulos de la ficción española? ¿O es una quimera?

J.O: No sé si mi trabajo puede ayudar a crear una nueva tendencia. Sencillamente es mi manera de trabajar. Veo series que me gustan e intento parecerme a ellas, no conformarme con producir sin más. Lo que ocurra o no luego, ya es cosa de otros analizarlo. Pero, desde luego, no me considero tan importante. Sí considero importante la lucha que he tenido toda mi vida (con mayor o menor suerte) para contar las cosas como quería contarlas. Y Pablo era igual. De eso sí estoy contento. De las veces que hemos dicho “esto no lo hacemos” o “por aquí no pasamos”. Luego, de los resultados, ya son otros los que tienen que juzgarlos: El público, la crítica (muy necesaria)…

Por otra parte, yo sólo sé trabajar así. Entre otras cosas porque si lo hiciera de otra manera, no sería yo. Y lo peor que le puede pasar a un guionista es perder sus señas de identidad. Seguiré así hasta que las productoras, las cadenas y sobre todo el público me aguanten. Y cuando dejen de hacerlo, procuraré retirarme a tiempo. De hecho, tengo la certeza de que esto último ocurrirá pronto.

Prefiero dejarlo antes que molestar, desde luego.

Lo de si es una quimera cambiar de registros en nuestra ficción… Yo siempre digo lo mismo: cada vez se produce mejor… pero con menos dinero. No hay conciencia social de que la ficción no es solo divertimento o industria (QUE LO ES), sino también cultura, creación y señas de identidad de un pueblo (QUE TAMBIÉN LO ES). Me he peleado toda mi vida por eso. Y quien me acompañaba ya no está, y se le echa de menos. Sobre todo porque nunca he conocido un guionista mejor que Pablo. Tenía una mirada distinta. Tú podías pasarte días dando vueltas a una cosa y él, en un minuto, lo solucionaba de una manera distinta, original. Yo soy el estructuralista, el editor; Él, la genialidad más absoluta. Pero, sobre si es posible hacer otro tipo de series o no, o es una quimera, tengo claro que quienes deciden, no somos los guionistas, son otros. Y a ellos les deberías hacer esa pregunta.

OLIVARES GUIONISTA IDENTIDAD

R-AN: Que una figura como tú (lo creas o no, importante en el mundo del guión nacional), que seguro que aún tiene mucha cosas que contar al público, plantee que quizá se retira pronto, puede ser un poco desalentador para quienes intentan entrar, o acaban de hacerlo, en este sector.

J.O: Primero, no creo que yo sea un referente para nadie, y hay muchísima gente que tiene cosas que decir tan buenas como puedan ser las mías. Y lo digo convencido de ello. Segundo, es más parar que dejarlo. Llevo ocho años sin descanso y de esos ocho, cuatro han sido viendo cómo el ELA acababa con Pablo. Necesito reflexionar. Si no lo hago, me pasará justo lo que pasa en las series que no me gustan: las peripecias irán por delante del personaje, en este caso, yo.

Por lo demás, seguiré escribiendo hasta que me muera. Series o novela… o teatro, al que me apetece volver porque ahí empecé. Eso lo tengo claro. Es lo que ha hecho mi hermano: escribir hasta tres semanas antes de morir, inmóvil por el ELA, con un ratón de identificación ocular. ¿Sabes lo que es escribir un guión entero letra a letra, con la mirada? Pablo es un héroe. Y si él no se dio por vencido nunca, no lo voy  a hacer yo, que puedo pasear, coger un libro de una estantería, rascarme cuando me pica, acariciar a quien quiero… Una semana antes de morir me dijo que tenía una idea para una serie. Se me se saltaban las lágrimas. Y ahora, también. Eso es tener cojones. Y la escribió (esa idea). Tengo guardadas ideas, cosas que no salieron… Mi hermano va a seguir vivo en próximas series. Porque sus ideas están ahí, en espera de desarrollo. Y yo intentaré que siga ganando batallas después de haberse ido con esas ideas que pensamos juntos.

Pablo y yo hemos creado y escrito series (muchas en el cajón) o largos por el placer de hacerlos, escribir lo que queríamos, de no perder nuestras  señas de identidad. El Ministerio es uno de esos trabajos hechos porque amábamos la idea, después de lecturas y películas compartidas desde hace décadas (“Las puertas de Anubis”, de Tim Powers; Philip K. Dick; “Time after time” de Nicholas Meyer…). Lo que pasa es que, increíblemente, ha habido una cadena que ha apostado por esta locura (TVE). Para mí ha sido un milagro. Le debemos mucho al departamento de ficción de TVE.

R-AN: ¿Consideras que es una lucha constante el trabajar en el mundo del guión, tal y como está el sector audiovisual español ahora mismo?

J.O: Sí. Pese a que muchos digan que tenemos una ficción magnífica y muchos guionistas digan que escriben lo que quieren, creo que no es del todo cierto. Que te dejen alguna vez (como es mi caso) no significa que sea siempre. No hablo de ser el rey del mambo. Si quieres que no te critiquen, o no te pidan cambios, hazte poeta. Pero una cosa es eso, y otra cosa es otra cosa. Y los que somos guionistas, lo sabemos. Estoy cansado de una guerra que veo perdida: que nos respeten. Los últimos Goya son una muestra. Lo que pasó con Cobeaga y San José [nota: Guionistas creadores de “8 apellidos vascos”] me parece vergonzoso. Nadie les nombró, y son la base del mayor éxito de la historia del cine español. Y en las series, ALMA no para de luchar porque nos nombren… ¡¡¡PORQUE NOS NOMBREN!!!

Hay otras cosas que también agotan. Hacer una serie “distinta” es complicado. Y el diseño de producción tiene que seguir cambiando. Hemos avanzado mucho, pero no hay que parar. Por eso, me quito el sombrero ante lo que ha hecho Antena 3 y Diagonal con “Sin Identidad”: una serie sin plató.

Echo de menos trabajar con tiempo en todo. En escritura, en ensayos…

Pese a todo, ves los productos de gente como Diagonal TV, Globomedia, Bambú… y te quedas asombrado del nivel que muestran con los medios con que cuentan… Pero sigo echando de menos series (en tempo y contenidos) como “Occupation”, “White Heat”, “Broen”, “Frobrydelsen”, “Line of Duty”, “Happy Valley”, “State of Play”… Series que se podrían hacer aquí y que las productoras que te he dicho las bordarían, si tuvieran los mismos medios, el mismo tiempo y ganas de apostar por parte de las cadenas. No digo hacer remakes, hablo de ir en esa línea. Y pasa el tiempo y no lo veo. Y no es por falta de ganas de los profesionales, te lo aseguro.

R-AN: Creo que esta última respuesta la deberían leer los directivos de las cadenas. Realmente buscar calidad u originalidad no va contra el público ni contra amortizar la inversión pero, por algún motivo que se me escapa, aquí hay esa mentalidad que, o es para toda la familia y por lo tanto algo completamente previsible, o de lo contrario no tiene salida y por ende no lo producen.

J.O: Es su casa y en ella pueden hacer lo que quieran. Pero como espectador echo de menos series ya no extranjeras… sino con la capacidad de hablar de nuestra realidad inmediata como en su día hizo “Anillos de oro”.

El creador de “Black Mirror” siempre cita como uno de sus referentes “La cabina” del gran Antonio Mercero. Ahora no habría manera de venderla. Estoy seguro. Ni “Brigada Central”, con un policía gitano de prota de una serie (Imanol Arias, excelente como siempre). Muchos jóvenes que empiezan se sorprenderían de que aquí nos atrevimos con cosas con las que ahora parece que no nos atrevemos. O que no serán aceptadas por eso: por atrevidas. Y hablo de series de hace muchos, muchos años. Desde luego, tengo una memoria y no pienso perderla.

EL MINISTERIO DEL TIEMPO

El Ministerio del Tiempo“, otra creación de Javier Olivares, aún no se ha estrenado, pero debido a su premisa de ciencia-ficción, ya supone un paso hacia la innovación en el panorama de las series españolas, y muchos la esperamos impacientemente.

Sigamos con la última pregunta que tenía preparada sobre la creación de tramas:

¿Qué es necesario para que una trama enganche al espectador/lector?

J.O: Que se vea reflejado de alguna manera en ella. Por emociones, por vivencias… O por que le traslade de repente a un lugar sorprendente para él.

O las dos cosas a la vez. Pero sobre todo, como siempre dice con razón Dani Écija, que tenga VERDAD.

R-AN: Y aquí volvemos a que para escribir, hay que tener vivencias, fijarse en la gente que te rodea, en la ciudad, etc.


Y llegamos al final del bloque de preguntas relacionadas con las tramas.

Saltar a la 3ª parte de la entrevista

– Volver a la 1ª parte de la entrevista –

Anuncios