Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Ésta es la primera parte de la entrevista.
Debido a su extensión, se ha dividido en 4 partes.

Saltar a:
Parte 2 || Parte 3 || Parte 4 ||


Para estrenar la categoría de entrevistas, he decidido comenzar con un creador de historias que está en boga en nuestro país, pues en su haber tiene la serie Isabel, éxito de crítica y público que ha dejado el listón bastante alto, también gracias a él, podemos disfrutar actualmente de las aventuras deVíctor Ros, otra serie que está dejando huella por su calidad y aire fresco, y en breve estrenará El Ministerio del Tiempo, que todo apunta a que también cosechará buenos resultados y marcará un antes y un después en la ficción televisiva nacional.*

* Cuando se hizo esta entrevista (inicios de febrero de 2015), El MdT aún no existía en la parrilla televisiva. Posteriormente fue emitida por RTVE convirtiéndose un fenómeno en las redes sociales.
(accede al grupo de fans de facebook oficial y al twitter oficial)

Estoy hablando de:

JAVIER OLIVARES BLOG

Javier Olivares. Madrid, 1958. Guionista y productor ejecutivo.

Realidades AlterNarrativas: Pero dejemos que se presente él mismo.

Javier Olivares: En cine he escrito muchos guiones con Pablo Olivares, pero sólo estrené uno: “Vorvik” (2005), adaptación de una novela del gran Guillermo Galván. El director cambió el final del guión sin avisar y no nos invitaron ni a la rueda de prensa ni al estreno. No volvimos a escribir para cine, visto lo visto. Pero por el cine conocimos a Roberto Bodegas y Sancho Gracia, un padre para nosotros.

En programas, orgulloso de mi trabajo en “Emisión Imposible” (Globomedia-Tele 5), “La Última Noche” (El Terrat / Tele 5), “La Corriente Alterna” (LCA / Tele 5) y “El Club de la Comedia” (Globomedia / Canal Plus-Tele5) en su arranque. No tanto de “El Supershow” (Videomedia / Antena 3).

En ficción, he trabajado en series como “El secreto de la porcelana” (1999 / TVE), “Robles investigador” (2000 / CPA-TVE), “Los hombres de Paco” (desde su inicio en 2005 al 2006 / Globomedia-Antena 3), “Los Serrano” (2006-2008 / Globomedia-Tele 5), de donde mi hermano Pablo y yo huimos antes de que todo fuera un sueño de Resines. Creador junto a Pablo Olivares y Arturo Pérez-Reverte de “Camino de Santiago” (1999 / Antena 3), aunque viendo lo que se iba a rodar preferimos no aparecer en los créditos. También debimos hacer lo mismo con la serie que creamos junto a Fernando Eiras, “London Street” (2003/ Cartel-Antena 3) porque entre lo que creamos y lo que se vio hay el mismo parecido que tiene un pistacho con un melón.

Últimamente he sido director argumental y jefe de guión de las últimas temporadas (2008 al 2010 / Diagonal TV-TV3) de “Ventdelplà”, casi 200 capítulos de una de las series míticas de la televisión catalana creada por Benet i Jornet. También para Diagonal TV yTV3 fui creador y productor ejecutivo de “Infidels” (2009-2011) y “Kubala, Moreno i Manchón” (2011), ésta última junto a Anaïs Schaaff, que se encargó con el mismo éxito de la serie tras mi marcha hasta el 2014. Creador de “Isabel” (2012 / TVE) -de la que fui jefe de guión y escribí junto con Pablo Olivares, en su primera temporada- y de “Víctor Ros” (2014 / Diagonal TV-TVE). Creador y guionista con Pablo Olivares (que fue quien tuvo la idea) de “El Ministerio del Tiempo” (2015 / Onza Entertainment y Cliffhanger TV-TVE) de la que soy productor ejecutivo y co-productor con Cliffhanger TV (productora de formatos creada con Anaïs Schaaff y Abigail Schaaff).

R-AN: Ahora que ya sabemos un poco más de ti, Javier, vayamos a la entrevista (dividida en cuatro bloques temáticos), que, espero sea de tu agrado y, a la vez, sirva para que quienes siguen Realidades AlterNarrativas puedan aprender cosas interesantes y útiles de un profesional como tú.

¿Preparado?

J.O: Preparado.

R-AN: El primer turno de preguntas que gira en torno a:

– LOS PERSONAJES –

R-AN: ¿Qué detalle -biografía, un rasgo psicológico, algo del carácter- de un personaje consideras que es suficiente para poder lanzarse a escribir con él?

J.O: Más que un detalle, lo que me impulsa a definir un personaje es LO QUE BUSCA, LO QUE NECESITA. A partir de ahí, evidentemente, ese personaje tiene una vida anterior al minuto 1 de su aparición en el guión. Aprendí a escribir formándome como actor con William Layton en la línea [Lee] Strasberg. Es decir con elementos básicos que le definen (en global y luego en cada secuencia según la situación y cómo evoluciona).

Dichos elementos serían: su deseo, su entorno, sus relaciones emocionales y sus estados de ánimo. Pero, por encima de todo, sus RAZONES.

— y sus relaciones personales.

OLIVARES PERSONAJES

R-AN: Me ha llamado la atención lo de la formación de actor, un dato que desconocía y que no aparece por ningún sitio. ¿Ha sido importante, pues, para la creación de personajes? ¿Lo recomiendas a otros creadores de historias?

J.O: Cada uno puede aprender de una manera distinta. Mi hermano Pablo lo hizo desde la música pop y su repertorio emocional, desde el cine y las series de televisión sin hacer formación teatral. Sencillamente, yo tuve ésa y participé en grupos de teatro desde los 14 años y al Teatro Estable Castellano entré invitado con 17. Con profesores como Layton, Plaza, Narros, Taraborrelli, Helio Pedregal, Carlos Hipólito… Tuve una gran suerte de pasar por allí… aunque (es curioso) luego no siguiera trabajando como actor.

Pero para cualquiera que quiera escribir mis consejos, más allá de donde te lleve la vida, son siempre los mismos. Leer, ver y experimentar.

R-AN: Vivir la vida, en definitiva, ¿no?

J.O: Y ver cine, series… Estar a la última… Pero leer por encima de todo. Porque cuando lees, imaginas (creas imágenes en tu cabeza). Cuando sólo ves, replicas otras imágenes.

R-AN: Me gusta el concepto. Así pues, ya sabéis, aquellos que sólo aspiréis a escribir guiones, no sólo os dediquéis a ver pelis y series, leed libros. 😉

OLIVARES LEER VS VER

J.O: Luego, está la vida. Se escribe (yo por lo menos) porque con una vida no tienes suficiente. Pero la tuya, la tienes que tener. Y en eso ayudan los años, pero sobre todo, ver la vida, la calle, tus propias emociones como un gran libro de donde aprender. Si no vives, no puedes comunicar vida. Si no te emocionas, no puedes emocionar. No digo que para escribir de un yonki tengas que chutarte un pico. Pero yo he crecido en un barrio (Usera,, Madrid) y en una época (los 80) en las que he perdido la mitad o más de mis colegas del barrio y de la movida por sobredosis, hepatitis, SIDA… Por ejemplo. Tienes que observar lo que pasa a tu alrededor, empaparte de ello. Si ves a alguien que se para en mitad de la Gran Vía, de repente, mientras todos caminan a su alrededor, lo mismo es que ha pasado alguien a su lado con ese perfume que llevaba la persona que añora.

Uno de los momentos más impactantes de mi vida fue ver a un tipo leer una carta en el metro y ver cómo le iban cayendo las lágrimas, una a una, conteniéndose. ¿De quién era la carta? ¿Qué decía? Ahí había una novela.

O después de los atentados del 11 M en Madrid, donde en una ciudad tan ruidosa, no sonaba ningún claxon, los conductores respetaban los pasos de cebra y el metro era de un silencio devastador durante un par de días. Era una ciudad entera con un mismo estado de ánimo: desolación.

OLIVARES COMUNICAR

R-AN: ¿Qué detalle de un personaje consideras que puede estar bien tenerlo en cuenta, pero que no es imprescindible para poder lanzarse a escribir con él?

J.O: Todo aquel detalle que estorbe la narración. Las anécdotas que no van a ninguna parte. Los que confundan a quien lo vea. Soy más de personajes que de peripecias, porque creo que son los primeros y sus situaciones los que nos llevan a las segundas.

R-AN: ¿Un consejo o método para abordar los diálogos de los personajes?

J.O: Que no digan todo lo que piensan o sientan. Cuando hablamos, en la vida real, no decimos todo. Cuando lo hacen unos personajes en una serie, no da sensación de “verdad”. Odio los “te quiero” o los “te deseo”. Hay mil maneras de hacer ver que quieres a alguien. O que le deseas. Y el último recurso (y si lo tienes que utilizar, chungo) es la palabra.

Soy más de subtexto que de texto. Como la vida misma, vaya.

R-AN: El subtexto es algo que en Hollywood, desde los años 50, era algo que preocupaba mucho. ¿Crees que actualmente se ha perdido ese subtexto? ¿En qué formatos (cine, tv, novela…)?

J.O: Lo echo mucho de menos, sí. En nuestra ficción, en nuestro cine (aún más) y novela española leo poca. Pero leo poca porque en general creo que nuestra literatura actual no ha considerado como sus padres necesarios a Galdós, Baroja o Azorín. Hay mucha descripción, mucho “mira qué bien manejo el lenguaje para no contar nada”. Lo mismo ahora ya no es así y alguien me responde y me da un zas en toda la boca… Pero es la sensación que tengo…

R-AN: Creo que hay bastante gente de acuerdo con lo del “mira que bien manejo el lenguaje para no contar nada”, de hecho, creo que es un mal incluso fuera de nuestras fronteras…

VÍCTOR ROS

Aquí está Víctor RosCarles Francinopersonaje de la serie homónima, desarrollada por Javier Olivares, adaptación de las novelas de Jerónimo Tristante. De momento ha cosechado éxito de crítica y público en su paso previo por Movistar Tv y actualmente está recibiendo respuestas positivas en su emisión por TVE1.

Pero prosigamos con la última pregunta sobre personajes:

¿Cómo abordas las interrelaciones entre personajes? No me refiero a hacer esquemas y demás, sino a lo narrativo: ¿Qué buscas con esas interrelaciones? ¿Tiene que haber secretos, conflictos, u otras cuestiones entre ellos? ¿Qué es aquello que consideras que hace interesante un vínculo entre personajes?

J.O: Secretos tiene que haber siempre. Yo creé una serie (“Infidels”), de la que me siento muy orgulloso en la que el hilo conductor eran los secretos que tenían un grupo de grandes amigas entre sí. Los secretos (los necesarios) marcan esa parte de tu vida (y de tus personajes) que pertenece a tu intimidad y nada más que a ella. Si tú le cuentas todo a alguien, deja de ser tuyo, que decía el prota de “El guardián entre el centeno”. Y tú te quedas sin nada.

No hablo necesariamente de secretos truculentos. Los pequeños detalles son los que acaban haciendo grande un personaje y una historia. Y si cambias el nombre de “secretos” por el de “información”, también vale, porque muchas veces viene a ser lo mismo. Es esencial jugar con quién la tiene: el espectador, los personajes… Para que el secreto lo sepa alguien y otros no… Buscar la sorpresa.

Los vínculos entre personajes deben ser como en las personas: te rodeas de la gente que necesitas… O intentas conseguirlo. Se escribe de lo que se vive, se tiene… Y de los sueños que nunca has podido cumplir… O de los sueños que un amigo te dice que no ha sabido cumplir… Cada uno tiene sus claves. Muchos amigos me decían que tenían pesadillas de que les volvían a llamar para hacer la mili. Yo, sin embargo (y me licencié el 23F, el mismo día, que ya es mala suerte… casi tengo que ir al congreso) tengo pesadillas sobre que me llaman de la facultad porque aún me falta una asignatura. Cada cual es cada cual.

Luego, están esas personas que se cruzan en la vida de alguien y les cambian sus presupuestos. Esenciales para crear historias. Porque en realidad, cambian la vida del personaje (como en la vida real) no tanto por lo que son como por las carencias que el personaje tiene en su mente y toman cuerpo en esa persona que se le aparece.

OLIVARES PEQUEÑOS DETALLES

R-AN: Muy interesante y constructivo. Mucha psicología en la creación de los personajes, pues.

J.O: Sí… pero una psicología de la experiencia y la realidad… De entender las señales de la calle y lo que la vida te enseña, a veces a zurriagazos. No de la de ir de psicólogo. No soy muy freudiano yo.


Hasta aquí la primera parte de la entrevista, que comprende el bloque de preguntas relacionadas con los personajes.

– Saltar a la 2ª parte de la entrevista –

Anuncios