Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


El puente es una construcción (que tiene su origen ya en la prehistoria) que permite salvar un accidente geográfico (tal como un río, valle, camino, etc.) para unir dos lugares.

Ésta es la explicación más terrenal, pero aquí vamos a tratar de los diferentes aspectos de los puentes en el terreno de la ficción, de su simbología y sus funciones en las historias.

Para comenzar, la principal característica de los puentes en la ficción está heredada directamente de las construcciones: sirven para unir dos lugares.

La diferencia es que en la ficción esos dos lugares suelen ser opuestos: El puente marca una ruptura, un antes y un después para aquellos que lo cruzan.

Suele representar la unión entre el mundo terrenal y el mundo divino, o la unión entre el mundo de los vivos y el de los muertos, siendo pues una imagen del arquetipo de Axis Mundi, el cual puede tener otros aspectos tales como árbol, columna, túnel, puerta, etc. y que intentaré tratar más adelante en otras entradas.

El puente en la ficción no tiene porqué tener la estructura ni la arquitectura de un puente del mundo real.

Si lo que estamos desarrollando es más fantasioso o especulativo, podemos dejar volar nuestra imaginación.

PUENTE BIFROST

Bifröst es un arcoíris ardiente que en la mitología une Midgard (el mundo de los humanos) con Asgard (la morada de los dioses).

El cómo interpretemos o mostremos ese mundo terrenal y ese mundo divino, depende de la historia que queramos contar:

  • Si se trata de fantasía, es más fácil, obvio y cercano a los mitos: el puente puede unir la ciudad de los humanos con la de los magos, los elfos o cualquier otra raza de seres superiores.
  • Si es ciencia-ficción, puede que necesitemos usar algo más la imaginación: quizá el puente suponga la unión entre el mundo real y el mundo digital, o la tierra y otro planeta desconocido habitado por una civilización muy avanzada. Y puede estar representado como un puente virtual observado en una pantalla llena de datos, cifras y demás, o como un puente de cruce espacio temporal, etc.
  • Si entramos en el terreno más costumbrista, tendremos que trabajar para que no se noten ni el arquetipo ni la simbología: lo más normal es que sea un puente al uso (hay muchas variedades donde escoger la que más se adecue a lo que queremos transmitir), y el mundo “real” puede que sea el mundo del que viene el protagonista y que quiere dejar atrás (p.ej, un pequeño pueblo), y el mundo “divino” aquel al cual quiere aspirar a formar parte (p.ej. una gran ciudad llena de oportunidades, luces y grandes edificios).

También puede significar la salida del infierno (de forma más o menos literal) y la llegada a la salvación (o mundo de equilibrio donde hay seguridad). En tal caso, el puente suele estar situado al final de la narración, o de un tramo de la misma que queda cerrado de esta forma, pues sirve para mostrarnos como el protagonista concluye un ciclo en su aventura (si no la aventura misma).

HOMER PUENTE MANHATTAN

En el capítulo de Los Simpson “La ciudad de Nueva York vs. Homer Simpson”, en la última escena, la familia sale de la ciudad a través del famoso Puente de George Washintgon. Para Homer representa dejar atrás el infierno que ha supuesto para él la ciudad de Nueva York.

Quizá el cruzar el puente signifique el llegar a ese infierno en cuestión, o el final, la derrota del personaje.

Un ejemplo de este posible final (o quizá hiato), podemos encontrarlo incluso en hechos históricos:

PUENTE DE LOS SUSPIROS

Aunque por su nombre pueda inducir a romántica confusión, el Puente de los Suspiros, en Veneciaera el puente por el que pasaban los condenados antes de cumplir una cadena perpetua o la pena de muerte. Así pues, suspiraban porque era la última vez que verían el mar, el cielo, el mundo.

Podemos sacar ideas de la historia de la humanidad, no sólo en este caso, sino en otros, porque seguro que hallamos batallas que se han ganado por romper un puente, por cruzarlo, por sortearlo, etc.

Pero prosigamos con el análisis de los puentes en la ficción:

Es importante tener en cuenta que el puente es un único camino, con lo que, una vez se accede a él, sólo hay dos opciones: o llegar al otro lado, o volverse.

Y no siempre lo tienen fácil los personajes para llegar al otro lado. 

Normalmente suele haber un guardián del umbral custodiando el puente:

TROLL BAJO PUENTE por Gido

En muchos cuentos, el trol es un ser amenazante que vive debajo de un puente y sólo deja pasar a aquellos que superan una serie de pruebas, sean intelectuales, espirituales o físicas, haciendo las veces de guardián del umbral.

Si tenemos entre manos una historia más realista, el guardián del umbral puede ser algo tan sencillo como un puesto fronterizo con sus respectivos agentes aduaneros, que pueden impedir el paso al protagonista, o ralentizarle:

NUEVO LAREDO

Aquí vemos una imagen de un puesto de control antes de un puente, que no está sacada de la ficción, sino que es Nuevo Laredo, una ciudad fronteriza de México. Como se ve, la aduana hace de embudo, con lo que esperar para cruzar puede suponer un retraso de tiempo considerable, eso si no tenemos problemas legales. Así pues, este escenario (o una adaptación) podría servirnos perfectamente en una película costumbrista, una road movie realista, una película de acción sin nada de fantástico, etc.

Abajo vemos otro ejemplo de puente y guardián del mismo, que nos puede servir en una historia con base en la realidad, pero quizá bélica, de acción más extrema, etc.

100527-N-1928O-064

En la foto, un soldado desempeña las tareas de control fronterizo en la provincia afgana de Balj. Siendo similar al otro ejemplo de la aduana, aquí ya es algo más serio, baste ver el fusil de asalto que luce el tipo. Y, nuevamente, es un ejemplo real que podemos usar para inspirarnos.

Pero, diréis “bueno, un control de aduanas o fronterizo, puede estar en cualquier sitio… ¿por qué un puente?” pues por lo que he dicho de que un puente es un solo camino.

Ejemplo: nuestros protagonistas son unos renegados de la ley. Llegan a un control fronterizo, hay policía. Intentan pasar desapercibidos, pero no lo consiguen. El personaje que conduce, de repente acelera el coche como un loco y salen por un lado de la carretera huyendo por el desierto.

Si en este ejemplo, el control estuviera en un puente sobre un río, los personajes tendrían que resolver el problema de otra forma, a menos que quisieran acabar en el fondo del río. Deberían esforzarse más por no llamar la atención, o quizá se verían obligados a sobornar a los policías, o buscar otro camino para llegar al sitio, etc.

Esto es un simple ejemplo para que se vea que ubicar una situación en un puente (u otro escenario) condiciona las posibles acciones que pueden llevar a cabo los personajes para continuar con su periplo.

Pero no nos detengamos en este detalle.

Si la idea que tenemos es de época, nuevamente podemos buscar fuentes en la historia de la humanidad, donde podemos encontrar, por ejemplo, esos puentes levadizos que impedían el acceso a los castillos, con sus guardias esperando al otro lado.

Cabe aclarar que podemos buscar referencias históricas y emplearlas en una ambientación actual, fantástica e incluso futurista. Bastará con saberla adaptar.

Hay que decir que las dificultades que suponga cruzar el puente no siempre tienen que estar representadas por uno o varios personajes guardianes del umbral:

Al final de “1997: Rescate en Nueva York” (AKA “1997: Escape de Nueva York”), para salir de la peligrosa ciudad-prisión, el protagonista y sus aliados, han de cruzar un puente, donde además de enemigos que les persiguen para acabar con su vida, se encuentran con todo tipo de dificultades, como coches destartalados por el camino y otro tipo de chatarra.

El periplo de atravesar el puente, también puede estar en mitad de la narración. En tal caso, quizá el puente no una dos mundos opuestos, sino que forme parte del pasaje arquetípico de pruebas difíciles que el protagonista ha de superar para continuar con su aventura:

SIMPSONS & SORCERER

En el capítulo de Los Simpson “El Sr. Quitanieves” (arriba), en un homenaje-parodia a la película “Carga Maldita” (abajo), Homer ha de cruzar con su camión un peligroso puente colgante que no supone un cambio de mundo, sino que es simplemente otra prueba más en el camino.

Pero si bien es cierto que en el puente he dicho que había sólo dos direcciones, dos posibilidades: llegar al otro lado, o volver, en realidad hay una tercer camino, que es caer, bien sea porque el puente se rompe, porque quien lo cruza no tiene pericia, porque en una lucha es lanzado al vacío…

Si es el protagonista quien cae, puede que pierda, muera, llegue al infierno, etc. aunque lo más probable es que sólo sea una derrota puntual de la que pueda reponerse y buscar otra forma de llegar al otro lado, al mundo prometido.

Si es el antagonista o el enemigo quien pierde y cae, entonces puede suceder que también sea una victoria puntual del protagonista, o la victoria definitiva:

PUENTE INDIANA JONES

En “Indiana Jones y el Templo Maldito” (AKA Indiana Jones y el Templo de la Perdición”), IndyHarrison Ford-, corta las cuerdas del puente colgante, consiguiendo así, acabar con muchos de sus enemigos. Es un gran logro, pero no la victoria definitiva, pues su rival directo aún sigue vivo, aunque le queda poco… 😉

En la vida real podemos encontrar nuevamente un referente para otro uso de los puentes: si arquetípicamente representan un nexo entre el mundo de los vivos y el de los muertos, es porque en la realidad también lo son.

Hablo de escoger el tercer camino: lanzarse desde lo alto de un puente, quitarse la vida, pasar de este mundo al más allá.

En la realidad es una tragedia muy dura (y seguramente más habitual de lo que podamos imaginarnos), por lo que en una narración dramática puede suponer un desenlace muy duro, donde el protagonista pone punto y final a sus problemas.

Pero si detienen al personaje antes (o, por las casualidades que sea, no fallece en el intento), puede suponer el comienzo de la trama, donde abre los ojos y decide que la vida merece la pena ser vivida y que lo va a hacer desde una nueva perspectiva.

Y como todo en la vida y la ficción, podemos darle otra vuelta de tuerca, y usarlo también en comedia:

EL DICTADOR

En “El Dictador”, Alaadeen –Sacha Baron Cohen– se va a un puente con la supuesta intención de suicidarse, pero no es cierto, pues sólo busca llamar la atención, por lo que deducimos del cómico diálogo que tiene con Nadal –Jason Mantzoukas-.

Así pues, sintetizando:

  1. El puente representa, de forma más o menos exagerada, la unión entre dos mundos opuestos, con la tercera vía que supondría la derrota del personaje (sea protagonista, antagonista o enemigo), o en el mejor de los casos, una pausa en su aventura para retomarla desde otro punto de vista.
  2. La simbología del puente no funciona sólo en historias de fantasía, ciencia-ficción o similares, pues como hemos visto, en el realismo y el costumbrismo también puede tener su función, sólo que hemos de saber hacerlo para que no sea tan obvio.
  3. Aunque suele estar ubicado al principio o al final, puede aparecer en cualquier momento de la trama, pero hemos de saber muy bien porqué en ese momento y no otro, pues sea como sea, representa una ruptura más allá de la narrativa, una ruptura simbólica y/o una prueba superior.
  4. El aspecto del puente puede variar mucho, así que tenemos mucha libertad a la hora de escoger cómo aparecerá representado en nuestra historia. Sólo es necesario que sea un único camino con la posibilidad de la caída. Si no tiene esas características, da igual que sea un Axis Mundi: puede que sea un cruce en la carretera, un túnel, una puerta, un camino perdido… pero no un puente. En esos casos, aunque haya paralelismos con el puente, hemos de tratarlo de otra forma, tanto estética como narrativamente.
  5. Podemos encontrar ejemplos que pueden resultarnos simbólicos o arquetípicos, no sólo en los cuentos, la mitología o creaciones de ficción, sino también en sucesos históricos o acontecimientos mundanos.

Y hasta aquí este tratamiento sobre los puentes en la ficción.

Como siempre, antes de terminar, me gustaría que la entrada tuviera vida más allá su lectura, por lo que os insto a buscar puentes en películas, novelas, cómics, mitos, cuentos, etc. y ver cómo afectan a la historia, al personaje, etc. luego podéis buscar información sobre puentes que hayan tenido una relevancia en algún hecho histórico y, para finalizar, pensad en cómo representaríais vosotr@s el puente en una historia vuestra: si os iríais a lo más fantasioso, o más tradicional, si buscaríais una forma más soterrada de mostrarlo como un cambio de mundos o si, por el contrario, haríais que fuera una escisión clara y contundente entre esos dos mundos.

Espero que os haya sido de utilidad.

Gracias por leerme.

Hidalga Erenas
hidalga_erenas@hotmail.com


Hidalga Erenas (1981) estudió dirección y guión audiovisual.

Actualmente, además de conducir el blog Realidades AlterNarrativas donde expone teoría sobre la creación de ficción, imparte cursos de literatura y guión en Barcelona y área metropolitana, compaginando todo ello con la escritura y otros proyectos artísticos.


 

Anuncios