Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Recomiendo leer previamente la entrada LA IMPORTANCIA DE LOS ESCENARIOS, ya que ambas se complementan y comparten ejemplos.


Si en la Creación de Mundos es importante tener en cuenta los escenarios y lo que van a transmitir en nuestras historias, no son menos importantes los objetos que aparecen, los cuales, de hecho, muchas veces complementan o van ligados a ciertos escenarios y casi siempre están en propiedad de algún personaje y son, por lo tanto una prolongación del mismo.

Y, por supuesto, esos objetos tienen la capacidad de influir en la trama, de ser parte muy importante de momentos decisivos de la narración.

Igual que en el caso de los escenarios, esto no significa ni que estemos obligados a crear objetos extraños sólo plausibles en aventuras fantásticas o de ciencia-ficción, ni que tengamos que devanarnos los sesos para crear un objeto simbólico para cada personaje o asociado a cada escenario.

Sino que tenemos el poder de buscar esos objetos que complementen lo que un personaje ha de transmitir, o ayudarnos de los que pueden aparecer en un escenario, usándolos en nuestra historia de una forma más profunda.

Y si tenemos el poder, hemos de saber usarlo.

Y si ya sabemos usarlo intuitivamente, está bien conocer los mecanismos para dominarlos con maestría.

Primero, hablemos de los objetos asociados a escenarios:

Me remito al ejemplo de la oficina de la entrada LA IMPORTANCIA DE LOS ESCENARIOS en el que comentaba que algunos objetos de la propia oficina pueden servir para la carga del propio escenario: en el caso de ser un lugar de posibles duelos y rivalidades, contamos con grapadoras, bolígrafos que se pueden clavar y demás, y en el caso de transmitir una sensación más bucólica, los bolígrafos pueden servir para escribir bonitos mensajes de amor en post-its.

Bien, esos objetos en sí mismos no poseen ninguna carga y van ligados directamente al escenario.

En realidad, cuando hablo de la importancia de los objetos, se trata de buscar uno o varios objetos ligados en cierta forma a dicho escenario, pero que sean más específicos y darles una carga propia que los haga simbólicos por sí mismos.

Siguiendo con el ejemplo de la oficina: si el duelo de miradas pasa a mayores con la rancia de contabilidad, podemos hacer que la balanza se posicione a favor de nuestro protagonista gracias a un objeto personal suyo: un pisapapeles de esos que son una bola de cristal con nieve, que iba a regalar a la chica que le gusta.

Pero ahora la chica se ha cambiado de sección por culpa de los chismorreos de la de contabilidad y los falsos rumores que ha vertido sobre nuestro protagonista, por lo que ya no podrá regalarle esa bola de nieve.

Pongamos que nuestro protagonista se la estampa en la cabeza a la rancia de contabilidad.

Hemos hecho que un bonito regalo, para esa chica deseada, se convierta en un arma.

Puede parecer chocante, pero tiene lógica: es toda la rabia de la desesperación, del desamor, del dolor de nuestro protagonista, materializada en ese objeto y canalizada a través del mismo.

UN DÍA DE FURIA - BOLA DE NIEVE

William FosterMichael Douglas en “Un día de Furia” [AKA “Falling Down”]- no sabe si regalarte esta bonita bola de nieve o partirte el cráneo con ella… porque está muy cabreado.

La bola de nieves es un símbolo de la infancia y del cariño y, como tal, tiene esa carga, pero también le podemos dar la vuelta a eso cuando el personaje pierde toda la fe y la esperanza en cosas como el amor o la inocencia de la niñez.

Y, de la misma forma, este cambio de carga simbólica hacia su opuesto se puede hacer con casi cualquier (nuevamente, e igual que con los escenarios, prefiero no afirmarlo rotundamente, aunque lo crea) objeto.

Ahora veamos los objetos asociados a los personajes:

EJEMPLOS DEL BASTÓN DE PODER

Aquí hay tres ejemplos de bastón de poder. Aunque cambie su aspecto, su función arquetípica es la misma.

En el primer caso, tenemos a Gandalf –Ian McKellen-, de “El Señor de los Anillos”, con el clásico bastón de mago, tal cual lo encontramos en infinidad de aventuras de fantasía épica.

Debajo vemos a K –Tommy Lee Jones– y a J –Will Smith– de “Men in Black” y su neuralizador que parece diferente al bastón mágico, pero es igual, pues otorga un poder (de ciencia-ficción) al portador.

Y por último, está Biff Tannen –Thomas F. Wilson– en “Regreso al Futuro II” (AKA “Volver al Futuro II”) que también tiene un bastón. No es mágico, pero es parte de su personalidad y le sirve para mostrarse fuerte ante Marty McFlyMichael J. Fox-.

Que un objeto sea personal implica que es parte del carácter de la representación del personaje que lo porta. Es, por tanto, además de un objeto arquetípico, simbólico o con una carga psicológica, algo icónico: en cuanto veamos el objeto lo asociaremos al personaje, como sucede con las gafas de Harry Potter o el látigo y el sombrero de Indiana Jones (sirve con ver su silueta para saber que es ese personaje y no otro).

NOTA: Para ampliar información sobre este último ejemplo, recomiendo leer la entrada EL DEFECTO FÍSICO EN LOS PROTAGONISTAS donde, entre otras cosas, se habla de objetos asociados a algún tipo de carencia que tenga el personaje.

Pero que un objeto sea personal, no excluye que también sea parte de un escenario, sobretodo si ese escenario está asociado directamente al personaje portador del objeto en cuestión.

MARY POPPINS

Mary Poppins lleva siempre consigo un paraguas, objeto habitual en la lluviosa Inglaterra, pero que en manos de la famosa niñera hace las veces de bastón mágico, por lo que lo hace único e incluso icónico.

Como se puede ver, los objetos de una historia dan mucho juego. Por eso hemos de saber con qué estamos jugando y cómo, para usarlos lo mejor posible en nuestro favor.

Y, hasta aquí esta entrada sobre la importancia de los objetos en nuestras creaciones.

Tal y como expliqué en LA IMPORTANCIA DE LOS ESCENARIOS, quiero recalcar que esto no es más que un pequeño avance, ya que en esta misma categoría de “Creación de Mundos” iré haciendo entradas sobre ciertos objetos arquetípicos o clásicos, si se prefiere, y los analizaré en profundidad para que nos sea más fácil usarlos en nuestras creaciones de ficción.

Antes de terminar, recomiendo leer el artículo NOS DEDICAMOS A LA MAGIA Y NI NOS DAMOS CUENTA escrito por Juanjo Ramírez Mascaró para Bloguionistas, ya que arroja luz sobre ciertas cuestiones aquí expuestas y, además, plantea cosas realmente interesantes en cuanto a la creación de ficción se refiere.

Gracias por leerme.

Hidalga Erenas
hidalga_erenas@hotmail.com


Hidalga Erenas (1981) estudió dirección y guión audiovisual.

Actualmente, además de conducir el blog Realidades AlterNarrativas donde expone teoría sobre la creación de ficción, imparte cursos de literatura y guión en Barcelona y área metropolitana, compaginando todo ello con la escritura y otros proyectos artísticos.

Consulta las clases particulares de escritura (presenciales en Barcelona, España; Vía Skype para el resto del mundo -en castellano) en Superprof


 

Anuncios