Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,



Quisiera aclarar que la siguiente diferenciación es personal y sé de otros guionistas también la usan, pero en esta profesión es habitual dar diferentes significados a una misma palabra, igual que es habitual usar diferentes palabras para designar una misma cosa.

Así que no es de extrañar que haya quien considere que la biblia y el dossier de venta son cosas diferentes a las que expongo aquí.


Biblia y dossier de venta son dos términos que inducen a confusión, así que vamos a aclarar en qué consiste cada uno.


La biblia es aquel documento que contiene toda la información detallada sobre la ficción (sea del formato que sea) que vamos a desarrollar.

Es algo muy subjetivo y depende de cada creador. 

Puede tener extensas fichas de personajes; datos sobre el universo en el que transcurre la historia; información sobre los escenarios; etc. o ser más sencilla y reducida.

Incluso los hay que trabajan sin biblia: directamente escriben las ideas que tienen en la cabeza y corrigen sobre la marcha, luego repasan el borrador una y otra vez, hasta dar con la versión definitiva de su obra.

O como mucho usan un pequeño “mapa de ruta” que sería una breve sinopsis escaletada que les guía el camino que ha de seguir la historia.

Está sujeta al formato en ciertos aspectos, pues si hablamos de localizaciones, no las describiremos igual si pensamos en escribir una serie de televisión que una novela o un cómic. La biblia de un videojuego, por ejemplo, requiere un tratamiento especial para los escenarios, pues en ese soporte existe la interacción con los elementos y en la biblia debe quedar explicado cómo es esa interacción.

También está sujeta al género. En una obra de ciencia ficción no estaría de más detallar, en mayor o menor medida, la tecnología de ese imaginario futuro. Y en una obra de fantasía, deberíamos explicar cómo funciona la magia de ese mundo.

La biblia puede incluir bocetos de los personajes, los escenarios e incluso posibles artefactos, armas, objetos simbólicos, etc. si es de ayuda al/los creador/es. En este caso, debido a la forma de su desarrollo creativo, es habitual que las de cómics y videojuegos incluyan bocetos.

Pero, repito que es algo muy subjetivo y depende del creador y de la aventura que tenga entre manos: Muchas películas carecen de biblia, mientras que otras tienen una sencilla biblia de poco más de 20 páginas detallando lo más importante.

La biblia es muy útil en un equipo de guionistas que trabajan en una serie (de televisión, de novelas, franquicias, etc.) que no han creado ellos.

Y es útil entre varios creadores que se pongan a desarrollar el mismo proyecto.

Lo más importante a tener en cuenta es que la biblia es para uso particular, para desarrollar esa historia y sus posibles futuras continuaciones, o para que terceros puedan trabajar con ella.


¿Y qué es el dossier de venta?

Pues es algo muy parecido pero que como su nombre indica, está pensado para la venta de la obra en cuestión.

En este caso ya no es algo de uso particular del creador, ni está pensado para que otros escritores puedan trabajar con él, sino que está pensado para que lo lean productores o editores (en función de si es una serie de televisión, un cómic, un videojuego, etc.).

En realidad es como un catálogo en el que se exponen de forma vistosa las cosas más importantes de nuestra idea.

Sí, suele tener fichas de personajes, localizaciones, etc. pero están muy resumidas e incluyen foto o dibujo, es raro que se hable de la idea detrás de la trama o la carga simbólica de los objetos o localizaciones que aparecen, sino que se centra en su aspecto o función directa en la historia, para que quien lea el dossier se haga a la idea de cómo queremos que sea el proyecto.

Se escriben las tramas si es necesario, pero están resumidas y no tienen porqué estar completas. Sirven como gancho y para mostrar, en caso de tratarse de una serie o cómic, que realmente tenemos ideas como para afrontar varios capítulos sin problemas.

Igual que la biblia, el dossier de venta también es algo subjetivo:
Dependiendo del tono, género, formato, etc. de nuestra historia, podremos diseñarlo de una forma u otra
, darle unos colores u otros, o incluso no hacerlo como un catálogo, sino como un tríptico, como un mapa plegable, o incluso un vídeo.

Cualquier idea o diseño que sirva para que posibles inversores se interesen en nuestra obra, es buena.

Es muy importante que sea ameno de leer/ver, ha de entrar por los ojos y no tiene por qué revelar toda la información de la ficción que está ofertando. 

Normalmente el Dossier de venta sólo se hace para series de televisión, videojuegos y cómics, aunque tampoco sería descabellado hacerlo para mover el guión de un largometraje.

El único caso que sí creo que es realmente raro, es el de la literatura. No sé de nadie, ni me lo puedo imaginar, que mueva el dossier de su novela. Aunque nunca se sabe. Esto también es una decisión propia.


Clickando sobre la imagen, accederéis a un dossier de muestra, en pdf, de un proyecto propio para comedia de televisión que descarté.

IMAGEN CORPORE SANO 2


Y estas son las diferencias principales entre estos dos términos que pueden ocasionar confusión. Espero haberos aclarado algunas dudas.

Gracias por leerme.

Hidalga Erenas
hidalga_erenas@hotmail.com


Hidalga Erenas (1981) estudió dirección y guión audiovisual.

Actualmente, además de conducir el blog Realidades AlterNarrativas donde expone teoría sobre la creación de ficción, imparte cursos de literatura y guión en Barcelona y área metropolitana, compaginando todo ello con la escritura y otros proyectos artísticos.

Consulta las clases particulares de escritura (presenciales en Barcelona, España; Vía Skype para el resto del mundo -en castellano) en Superprof


 

Anuncios