Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Este es un tema en el que hay puntos de vista encontrados. Siempre hay quien defiende por encima de todas las cosas la profundidad de los personajes respecto a la trama, y por el contrario, quien defiende la importancia de una trama muy trabajada, respaldada por una idea original, independientemente de los personajes.

Mi opinión es que la trama, su estructura, es muy importante. Hay que tener en cuenta el ritmo, los giros, saber construir muy bien las escenas para que no sobre ni falte nada. Y que el pitch y el log line que hay detrás de nuestra historia sean muy originales no hacen que realmente lo que estemos contando sea mejor, pero sí que harán que sea más fácil que se fijen en lo que queremos contar, porque destacará del resto debido a ese punto de originalidad.

Pero soy de los que piensan que antes que todo eso, están los personajes. Y no es por gusto, es porque cada personaje, cada protagonista o antagonista conduce realmente la historia, la trama, incluso la idea, por su propio camino. Una misma historia, protagonizada por diferentes personajes, cambiará completamente. Cambiará su género quizá, o su tono, su estilo. Puede que hasta ese personaje haga que tengamos que cambiar el ritmo narrativo.

Yo estoy bastante de acuerdo con este aforismo de Arthur Laurents. Si quieres saber más sobre este autor, clicka en la imagen.

Yo estoy de acuerdo con este aforismo de Arthur Laurents. Si quieres saber más sobre este autor, clicka en la imagen.

Voy a aclarar esta afirmación con un ejemplo que siempre pongo para argumentar mi posición al respecto:

Imaginemos que se nos ocurre una idea para una película. Una película de espionaje internacional. Nuestro protagonista se tiene que infiltrar en una peligrosa banda para evitar que los malos hagan algo muy malo, tanto que puede poner en peligro el mundo, o lo que sea.

Sí, lo reconozco, la idea no es muy original, sólo es para exponer lo que quiero explicar. 😛

Bien, muchos pensareis que lo que tengo entre manos es una película a lo James Bond. Pues sí. Es lo que tengo entre manos… si el protagonista fuera James Bond.

Pero, ¿si digo que esa idea la va a protagonizar un espía patoso, que no es capaz de hacer nada bien, a pesar de salir siempre airoso? Entonces lo que tengo entre manos es Johnny English.

Pero no he terminado todavía. Si además de ser patoso, ¿es un espía que viene de otra época, de finales de los años 60? Entonces tendré ante mí una película de Austin Powers.

Vale, pensareis que he entrado en el terreno de la parodia y eso no sirve como argumento para defender los personajes frente a la trama.

Bien, pues cojamos la idea original y hagamos que el protagonista sea serio, sí, pero un poco pasota, de hecho, que sea alguien fuera de la ley, un tipo temerario que ha sido capturado por el gobierno para que lleve a cabo tan peligrosa misión.

Ya no es James Bond. No es un fiel agente secreto que siempre va vestido perfecto, ahora es un antihéroe. En este caso tenemos delante nuestro a Vin Diesel en XXX, una película que aunque tiene muchas influencias de las clásicas de James Bond, está más enfocada a la acción y el protagonista, siendo menos solemne e impoluto que el espía británico, da pie a ciertas escenas irónicas o que jamás podrían pasar en una película de 007, como el hecho de que quienes le han capturado le fuercen, a través de ciertas pruebas y coacciones, a que participe en la misión que le ofrecen.

ESPÍAS DE VARIOS TIPOS

Todos son espías protagonizando tramas similares. Pero cada uno conduce la aventura por su propio camino, haciendo que sus películas sean diferentes entre sí.

¿Veis? El personaje, dependiendo de cómo sea, hará que la misma idea vaya por un camino u otro. Nos ofrecerá el género (acción, comedia, suspense…), nos dará un tono (no es el mismo tono las películas de James Bond que las de XXX, igual que no tienen el mismo tipo de humor las de Johnny English que las de Austin Powers), y hará que esa idea, una vez la desarrollemos, tenga unas características propias.

Y eso sólo teniendo en cuenta al protagonista, el cual no es el único personaje que influye en cómo concebiremos la trama, sino que también influyen los antagonistas, el enemigo y hasta los secundarios.  Por eso es tan importante la creación de personajes.

Me gustaría aclarar que aunque opino que los personajes son más importantes respecto a la trama, no estoy hablando del proceso creativo en sí. No estoy diciendo que a la hora de sentarnos a escribir comencemos por los personajes antes que por la idea. Cada uno tiene su método, su forma. Incluso cada uno, dependiendo del momento, cambia ese método. A lo mejor hoy se te ocurre una idea y desarrollas un pequeño tratamiento de un par de páginas sin tener muy en cuenta a los personajes. La idea, tal y como la tienes en mente hará que descubras qué personajes quieres que la protagonicen. Y quizá otro día te ronda en la cabeza un personaje con un carácter muy marcado, lo tienes muy claro en la mente, y escribes sobre él, sin saber muy bien en qué historia lo meterás, aunque quizá ya imagines qué tipo de aventuras protagonizará.

Para terminar, me gustaría preguntaros: vosotros, ¿qué opináis? ¿Se os ocurren otros ejemplos en los que cambiado al personaje de una historia, nos dé una película, serie, novela, cómic, etc. completamente diferente, sin tocar la idea central de la trama? ¿Sabéis de algún caso en el que, por mucho que cambiemos los personajes, la trama siga conservando el mismo tono, género, ritmo, enfoque y demás? Comentadlo sin miedo. Éste es un debate realmente interesante.

Gracias por leerme.

Hidalga Erenas
hidalga_erenas@hotmail.com


Hidalga Erenas (1981) estudió dirección y guión audiovisual.

Actualmente, además de conducir el blog Realidades AlterNarrativas donde expone teoría sobre la creación de ficción, imparte cursos de literatura y guión en Barcelona y área metropolitana, compaginando todo ello con la escritura y otros proyectos artísticos.

Consulta las clases particulares de escritura (presenciales en Barcelona, España; Vía Skype para el resto del mundo -en castellano) en Superprof


 

Anuncios