Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,


La Ventana de Johari es una herramienta de psicología creada por Joseph Luft y Harry Ingham (la primera sílaba del nombre de cada uno conforman el término Johari), utilizada para ilustrar ciertos procesos de la interacción humana. 

Suele usarse en autoayuda y en grupos que buscan mejorar mecánica.

Es un modelo de análisis que ilustra el proceso de comunicación y analiza la dinámica de relaciones personales.

Intenta explicar el flujo de información desde dos puntos de vista: la exposición y la retroalimentación, lo cual implica la existencia de dos fuentes, que son “los otros” y “el yo”.

Dicha teoría se articula mediante el concepto del espacio interpersonal, el cual está dividido en cuatro áreas, definidas por la información que transmite cada uno.

Hasta aquí, la explicación psicológica de la herramienta que tenemos entre manos.

Aunque toda esta palabrería puede parecer compleja, la herramienta en sí misma es muy sencilla y fácil de usar para la creación de nuestros personajes.

Veamos una plantilla de la Ventana de Johari:

VENTANA DE JOHARI PLANTILLA

Para entenderla mejor, expliquemos en qué consiste cada área:

ÁREA LIBRE:
Es en la que la propia persona muestra cosas a los demás que conoce de sí misma.

ÁREA CIEGA:
Es en la que la los demás ven cosas de la persona que ella no conoce.

ÁREA OCULTA:
Es en la que están aquellas cosas que sólo la propia persona conoce y no muestra a los demás.

ÁREA DESCONOCIDA:
Es aquella en la que se hallan ciertos aspectos de la persona y que ni ella ni los demás pueden advertir que existen.

Usar la Ventana de Johari en la creación de personajes es tan simple como rellenar cada área, en función de lo que busquemos en el personaje en relación a cómo se conoce a sí mismo, cómo interactúa con los demás, qué secretos esconde y hasta dónde puede llegar.

Aquí una pequeña muestra del proceso a seguir:

Primero: Decidimos cuánto tiene el personaje de área libre, y lo rellenaremos con datos que todos conocen, como por ejemplo cosas de su carácter habitual (si es dedicado, obstinado, simpático, etc.).

Segundo: Pasamos al área oculta, donde pondremos qué secretos de su forma de ser oculta a los demás (una fobia de la que se avergüence, alguna afición que crea que es demasiado rara para que los demás la acepten, etc.)

Tercero: Procedemos a rellenar el área ciega con cosas de su carácter que él desconoce, pero que los demás ven (por ejemplo, puede que sea irascible, todos saben que hay un tema que le saca de sus casillas, pero él no es consciente de ello).

Cuarto: Rellenamos el área más interesante, porque es la que nos permitirá crear personajes que guarden siempre un punto desconocido para todos, en este caso, incluso para los espectadores, con cosas que podrán llegar a verse en una escena límite o de mucha tensión. Hablamos del área desconocida, donde anotaremos aquellas cosas (positivas o negativas) de las que es capaz el personaje, pero que ni él ni nadie conocen.

He puesto este orden, porque en principio es más sencillo, ya que vamos de más conocimiento a menos y de menos secretos a más.

Pero se puede hace en cualquier orden.

Quizá tengamos en mente un personaje que tiene más secretos que cosas que muestra a los demás, por lo que decidimos comenzar por su área oculta.

Hay que especificar que estas áreas no tienen siempre el mismo peso.

Para cada persona (o personaje, en este caso) será diferente.

Alguien sano, que se conozca bien a sí mismo y se acepte, tendrá el área libre más expandida y las demás áreas serán menores.

Mientras que alguien menos sano, o con una máscara social enfermiza, tendrá un área oculta muy grande, con muchos secretos hacia los demás, sobre sus pensamientos, tendencias o cuestiones incluso morales, y probablemente también tenga el área desconocida grande.

Así pues, a la hora de rellenar los diferentes recuadros de la Ventana de Johari, no buscaremos nunca que todos tengan el mismo peso, la misma cantidad de datos, sino que los rellenaremos en función de si queremos que sea un personaje más abierto, más fácil de conocer (tanto por los demás personajes, como por el espectador), o con más secretos o recovecos en su perfil psicológico.

También es importante destacar que estas cuatro áreas están permanentemente interaccionando entre sí, por lo que cualquier cambio en un área conllevará cambios en las demás.

Si algo que era desconocido pasa a ser conocido, tendrá que formar parte de una de las otras áreas. Por ejemplo:

La oculta, porque la persona ha descubierto sobre sí misma y quiere ocultarlo a los demás.

La ciega, porque los demás descubran algo de la persona, pero ella misma no.

O la libre, porque la persona decida dar a conocer al mundo esa faceta suya que estaba latente.

En este caso, aplicándolo a los personajes, hablaríamos de rehacer las áreas del personaje en cuestión de cara a los cambios que ha sufrido. Es probable que sólo sea necesario en proyectos de ficción prolongada en el tiempo, como pueden ser series de televisión, sagas de novelas, o puede que en novelas de larga extensión.

También depende tanto de la complejidad de los personajes que queramos desarrollar, como el arco que queramos que queramos que tengan a lo largo de la historia.

Para terminar de comprender todo, vamos a poner un par de ejemplos con personajes inventados:

El primero es el PERSONAJE 1, un tipo graciosete que, en realidad, no es tan gracioso:

ÁREA LIBRE:
Es simpático y hablador, siempre busca hacerse amigo de todo el mundo.
Le gusta contar chistes soeces y hacer bromas pesadas.
Le gusta rodearse de gente y salir por ahí de fiesta.

ÁREA OCULTA:
No puede soportar estar solo, porque siente tristeza.
Cuando está solo, le habla a su gato, pero no lo ha dicho a nadie porque teme que le tomen por loco.

ÁREA CIEGA:
Se cree muy válido en la empresa, pero en realidad es perezoso y todos lo saben.
Cree que es un tipo interesante, pero mucha gente aguanta sus charlas por pena.
Y se cree muy gracioso, pero a la mayoría no le hacen gracia sus bromas.

ÁREA DESCONOCIDA:
A pesar de su aparente sentido del humor, algo que nadie, ni siquiera él sabe, es que tiene mente de sádico homicida. Llegado el momento, secuestrará y hará auténticas maldades a uno de sus compañeros de trabajo que nunca se ríe de sus chistes.

Veamos el recuadro con la información del Personaje 1, ya que visualmente se hace más sencillo comprender la Ventana de Johari:

VENTANA JOHARI EJEMPLO 1 copia

La segunda es el PERSONAJE 2, una madre soltera que se cree más débil de lo que es:

ÁREA LIBRE:
Es muy trabajadora y ahorradora.
Se preocupa de su bebé.

ÁREA OCULTA:
Tiene una gran pasión por los bomberos, y no sólo porque hagan calendarios ligeros de ropa, sino porque considera que son unos héroes. Y los admira y le sirven como referencia en su día a día, aunque ella cree que no es ni la mitad de valiente que un bombero.

ÁREA CIEGA:
Quienes la conocen sabe que está anímicamente peor de lo que ella misma es capaz de ver.
También saben que es mejor persona y más luchadora de lo que ella reconoce.

ÁREA DESCONOCIDA:
Tiene mucho valor y mucha fuerza, pero nadie lo sabe, ni siquiera ella. Saldrá a relucir cuando suceda un pequeño incendio en casa y tenga que rescatar a su bebé de las llamas, rompiendo la puerta de la habitación y obrando como una auténtica heroína, ayudada entre otras cosas, por los conocimientos adquiridos de sus admirados bomberos. Este hecho hará que cambie su percepción de sí misma y decida darle un giro a su vida, volviéndose más atrevida y lanzada en sus acciones.

Veamos el recuadro con la información del Personaje2:

VENTANA JOHARI EJEMPLO 2 copia

Como se puede ver en este segundo ejemplo, no siempre las áreas ciega, oculta y desconocida han de tener cosas “malas”, ya que una conducta provoque vergüenza a la persona y permanezca en su área oculta no implica que realmente sea una conducta nociva, o puede que la persona disponga de actitudes positivas que se niega a sí misma, por lo que pueden estar tanto en su área ciega como en su área desconocida.

Hasta aquí los dos ejemplos. Son simples, pero suficientes para mostrar cómo usar de forma rápida y práctica la Ventana de Johari.

Recordad que vosotros podéis ampliar la información y no sólo eso, si lo que tenéis entre manos es algo extenso que implique varios cambios en los personajes, las áreas que desarrolléis para ellos pueden moverse. Por ejemplo, en el primer caso del personaje 1, si se tratara de una serie de televisión, habría que rehacer su ventana, puesto que su faceta de homicida ya no sería desconocida. Quizá pasaría a ser parte del área oculta, ya que él sería consciente que dentro lleva a un asesino, pero no querría que nadie más lo supiera.

Por último, decir que como la mayoría de herramientas, la Ventana de Johari ni es indispensable, ni obligatoria, ni tampoco, en caso de usarse, ha de usarse en solitario. Siempre es recomendable hacer, como mínimo, una pequeña biografía de los personajes que estemos elaborando, además de tratar otros aspectos psicológicos como pueden ser traumas de la infancia o cuestiones del carácter que influyan en cómo se exprese, cómo se mueva, qué trato tiene con su familia, amigos, la sociedad, etc.

Y ésta ha sido la explicación de la Ventana de Johari. Espero que os sea de utilidad.

Gracias por leerme.

Hidalga Erenas
hidalga_erenas@hotmail.com


Hidalga Erenas (1981) estudió dirección y guión audiovisual.

Actualmente, además de conducir el blog Realidades AlterNarrativas donde expone teoría sobre la creación de ficción, imparte cursos de literatura y guión en Barcelona y área metropolitana, compaginando todo ello con la escritura y otros proyectos artísticos.

Consulta las clases particulares de escritura (presenciales en Barcelona, España; Vía Skype para el resto del mundo -en castellano) en Superprof


 

Anuncios